Chapuzas estéticas

Gemma Marchena. El nuevo canal BeMad tiene un buen puñado de sorpresas televisivas. Una de ellas es el adictivo ‘docureality’ Chapuzas Estéticas. Un par de cirujanos reciben en su consulta a víctimas de desastres del bisturí. Después de ver el primer episodio, me quedo con la idea de que es posible que haya carniceros metidos en el quirófano. Acepto esa posibilidad. Pero muchos de los que acudían a sus salvadores, se habían propasado con la cirugía. Como ejemplos, una mujer que se operó seis veces la nariz, así que no tenía puente ni se podía meter ni un palillo en las fosas nasales. Una madre de un niño pequeño que decidió ponerse pechos (como 600 mililitros de silicona en cada uno) después del parto, aunque al final aquello quedó hecho hamburguesa. Justin se había sometido a unas 125 operaciones y se había hecho él mismo unos músculos de silicona que los médicos de la televisión se los tenían que colocar. ¡Se había puesto cada uno de los músculos del brazo! Y encima el tipo decía que ya pedía las operaciones estando consciente, para poder hacerle indicaciones al cirujano. Todo muy loco. Después del programa, me queda la sensación de que adoro mis imperfecciones venidas de fábrica.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

30

04 2016

1 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. Ançonimo #
    1

    Son unos médicos maravillosos, y todos los casos los tratan con mucho respeto, me encanta el programa y creo que es una llamada de atención para tener cuidado con los “matasanos” que estropean a la gente yo me tuve que hacer una reconstrucción mamaria por un cáncer de mama espero que estos médicos un día saquen este tipo de operación en el programa aunque sencilla da una gran satisfacción poder ponerte un sujetador y un bikini normal