El ‘poder’ de la vocación

Margalida Ramis. Si tú vocación es ser monja, si has sentido la llamada divina, ya tienes tu programa. Cuatro estrena mañana por la noche el reality Quiero ser monja, en el que varias aspirantes se despojarán de sus enseres más preciados –es decir, móvil y ropa como ellas mismas reconocieron- para vivir en un convento. El proceso que para una novicia cualquiera dura años, para estas concursantes ha durado semanas. Y es que la televisión apremia y el telespectador está ansioso por ver qué pasa. Tengo que reconocer que este nuevo programa ha despertado mi curiosidad, aunque jamás he sentido la llamada de Dios para meterme a monja. Mi vocación era ser periodista y, de momento, me siento orgullosa de ello. Y es que en cuestión de vocación, no hay razones que valgan. Y si, realmente estas chicas de no más de 25 años que protagonizarán el nuevo programa de Cuatro quieren ser monjas, pues adelante con su vocación. Uno jamás debería renunciar a sus ideales y menos aún a sus sueños, aunque su alcance no sea fácil. Es muy probable que no todas las concursantes acaben con el hábito de por vida, como ocurre normalmente, pero al menos lo habrán intentado.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

11

04 2016

1 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. Biel Pau #
    1

    Molt bona reflexió, vocació per gaudir de sa vida i intentar fer lo que un vol.

    Enhorabona!