O Cristo o el móvil

Urko Urbieta. Paloma, Jacqui, Janet, Juleysi y Fernanda son las protagonistas de Quiero ser monja, un nuevo ‘reality’ o semi-documental de Cuatro que sigue a estas cinco chicas en su proceso para dedicar su vida a Dios. ¿Se trata de una especie de Casados a primera vista religioso? Conociendo los antecedentes de la cadena y la productora del espacio (Adan y Eva, Un príncipe para… ) podría parecerlo. Pero los que vimos el domingo pasado el primer episodio, nos encontramos con un programa al que no le interesa lo ‘tróspido’, no destila ironía ni mala leche y, sobre todo, se toma muy en serio la ‘llamada de dios’ de estas jóvenes. Lo normal en este tipo de productos es que caigan en la ironía y la risa fácil, pero no es así en absoluto. Quiero ser monja respeta tanto lo que está contando que ahí radica su gran problema: se encuentra tan encorsetado en el tema que quiere mostrar que no le veo gran recorrido. Divierte y aburre a partes iguales. Aunque momentos, como en el que la hermana Miriam, tutora de las futuras novicias, les pide el móvil ante su cara de horror, resultan desternillante.
El espectador debe creer  o no que estas chicas han recibido de verdad la ‘llamada’ o las eligieron por ‘casting’; pero, sin duda, son un acierto. El programa es respetuoso y está bien realizado y montado. Seguir viéndolo depende de cada uno.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

18

04 2016

La publicación de comentarios está cerrada.