Explosión de poder

Margalida Ramis. La industria farmacéutica es una de las más poderosas a nivel mundial, como también lo es la publicidad. La combinación de ambas es una explosión de poder. Con la llegada de la primavera no faltan los anuncios propios de las vitaminas para superar esta época del año en la que nos sentimos más decaídos. Las farmacéuticas, conscientes de ello, tiran de la publicidad para vender sus productos, que no necesitan receta médica. Quien suscribe estas líneas, vulnerable como cualquiera que las lea, ha caído en la tentación y usa vitaminas. Y la verdad, funcionan. ¿Pero qué pasaba cuando no existían esas vitaminas ni la publicidad? La primavera siempre ha estado allí y todo el mundo ha sobrevivido a esta estación. Seguro que no soy la única ciudadana que ha sucumbido a las vitaminas y esto pone de manifiesto, una vez más, el inmenso poder de la publicidad. Y quien diga lo contrario, se miente a sí mismo.  Al menos, hay que reconocer su papel en la sociedad actual y no menospreciarlo. Otra cosa, es la incidencia que tenga en nosotros. Aunque, con la cantidad de dinero que hay detrás de esta industria, su poder es mayor de lo que imaginamos.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

23

05 2016

La publicación de comentarios está cerrada.