¿Cómo se forja un monstruo?

Urko Urbieta. Merece la pena ver una serie en la que nada funciona excepto su pareja protagonista? Es decisión de cada uno, pero veo demasiadas series y tengo poco tiempo como para seguir con nimiedades como Bates Motel. Ni la soberbia interpretación de Vera Farmiga (nominada al Oscar por Up in the air), ni su química con Freddie Highmore (el crecidito niño de Descubriendo Nunca Jamás) me han convencido para seguir con esta especie de precuela televisiva de Psicosis, el clásico de Alfred Hitchcock de 1960. Bates Motel, que acaba de finalizar su cuarta temporada en USA, partía de una premisa interesante, ya que cuenta la adolescencia de Norman Bates antes de convertirse en ese psicópata obsesionado con su madre muerta y dedicado a asesinar a las incautas mujeres que se hospedan en su lúgubre motel. Pero, como siempre digo, ni unos buenos actores, ni una buena premisa pueden salvar unos guiones mediocres. La serie no debe sustentarse en un reparto entregado: Vera Farmiga, por ejemplo, una actriz con una carrera un tanto errática, sabe que se enfrenta a un bombón de personaje. Pero si el misterio que envuelve el pueblo y el resto de secundarios me importan un comino, solo la turbia relación entre Norman y su madre, eso no es suficiente para que siga adelante. Una pena.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

26

06 2016

La publicación de comentarios está cerrada.