‘Blindspot’, la fórmula de siempre

Urko Urbieta. Una joven amnésica aparece dentro de una bolsa de deporte en mitad del populoso Times Square de New York, desnuda y cubierta de una serie de tatuajes crípticos que incluyen el nombre en la espalda de un veterano agente del FBI que, por supuesto, se hará cargo del caso. Este es el potente inicio de Blindspot, serie que Antena 3 estrenó el lunes en prime time, y que para mí es un ’no, gracias’. Ahora les cuento el porqué, que no dejan de decirme que me estoy ganando fama de hater a marchas forzadas. A pesar de la atractiva premisa, Blindspot ya en su piloto no se sostiene por ningún lado. Nunca me canso de repetirlo: una buena premisa sirve para muy poco si no hay tramas atractivas y personajes con chicha detrás. Por muy interesante que resulte conocer el pasado de esta joven –todo hay que decirlo, con una muy creíble Jamie Alexander como protagonista–, el interés por la serie se apaga tan rápido como una cerilla. Blindspot es un batiburrillo de ideas interesantes mal realizadas, siguiendo la fórmula del manual televisivo más barato: el cuerpo de la protagonista se va a convertir en la pieza clave para desenredar el caso de la semana. Menuda pereza. Además, el coprotagonista masculino, que interpreta el cachas Sullivan Stapletone, tiene cero carisma. No, a mí no me engañan más.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

24

07 2016

La publicación de comentarios está cerrada.