El triunfo de la nostalgia

Jennifer Munar. El ser humano está llevando la nostalgia a cumbres jamás alcanzadas antes, y ya se dan casos de personas que sienten nostalgia de tiempos que ni siquiera han vivido. Esa es la principal razón del éxito de Stranger Things, la nueva ficción de Netflix y una clara oda a la nostalgia de los años ochenta.
La música, los espacios, las conversaciones y, sobre todo, el cierto tono ingenuo de sus personajes, pertenecen a esos años en los que Star Wars reinaba en la gran pantalla y los adolescentes que bebían cerveza todavía eran un tema tabú. Stranger Things ha logrado, además, devolver a Winona Ryder del oscuro páramo en el que parecía estar sumergida hace años. Siendo sinceros, la actriz es de lo peorcito de la serie, pero es agradable volver a verla en acción teniendo en cuenta que lo fue todo en los ochenta y los noventa. La serie, una ficción de aventuras teen con toque fantástico, equilibra de forma adecuada las tramas de los niños con las de los adultos, aunque está claro que los pequeños son los reyes de la función, en especial Millie Bobby Brown, toda una futura promesa de la interpretación que, atención, nació en España.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

27

07 2016

La publicación de comentarios está cerrada.