Ella

Emili Gené Vila. Mercedes, por supuesto. No hay otra diva en las televisiones españolas. Ni divo que la iguale. Después de dieciséis ediciones, se va. Deja ‘Gran Hermano’, dice, porque Ni Vasile ni el resto de jefes de Mediaset le han suplicado con suficiente entusiasmo que continúe. Ella lo hubiese hecho, al menos un año más: ya se sabe, las adicciones generan promesas postergadas de desconexión. En la entrevista (más bien, homenaje) que le dedicó este viernes su sucesor en ‘De Luxe’, se explayó a gusto. Que prepara un programa social que será la bomba. Que está sobrepasada por las muestras de cariño. Que seguirá viendo el programa, fidelísima como es. Que ya había tomado la decisión hace unos años. Que Gran Hermano es, ha sido, ella. Es el momento de la euforia, de la despedida en olor de  multitudes, de las exclusivas. Más foco, que es lo que la motiva. Pero cuando se apaguen quizás el ego se resienta. Asegura que nunca se retirará pero cuesta imaginar un formato donde pueda reinar como ha hecho estos últimos catorce años. Los monstruos no se jubilan pero necesitan de mucho alimento para sobrevivir. Lejos de sus concursantes y sus familias, los órdagos no serán tan apetitosos.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

04

07 2016

La publicación de comentarios está cerrada.