La familia bien, gracias

Urko Urbieta. Es época de calor, vacaciones y, por supuesto, rebajas en las parrillas televisivas. Me cuesta decirlo, pero El secreto de Adam, la nueva ficción que ha estrenado esta semana Telecinco, podía haber sido buena, pero flaquea en su resultado. La premisa de The family, perdón, que aquí Mediaset ha decidido rebautizarla como El secreto de Adam, es interesante: Adam se pierde una tarde, pero diez años después reaparece y regresa con su familia, solo que no todo el mundo está seguro de su identidad. ¿Es aquel niño que alguien se llevó? La cosa se complica porque un agresor sexual fue condenado por su secuestro y asesinato… Hasta aquí lo bueno, ahora vayamos a por lo malo. Y es mucho. No negaré que el primer episodio resulta verdaderamente intrigante. Pero este tipo de series siempre terminan fallando porque una buena premisa sin un buen desarrollo resulta un desastre: piruetas de guión, misterios que no se cierran sino que se expanden aún más… todo bajo una dirección de telefilme barato. Lo único destacable de la serie, que ha sido cancelada tras 12 episodios –¡y con final abierto! Queden avisados– es su protagonista, la tres veces nominada al Oscar Joan Allen. Una lástima que su debut en televisión no esté a la altura de su talento.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

17

07 2016

La publicación de comentarios está cerrada.