Humor sólido

16

08 2016

Alfons Martí. El programa Cómo nos reímos es un acierto. Una especie de oasis en un desierto de aburrimiento y esterilidad creativa. El humor en acción de Eugenio, Martes y Trece o Gila irrumpen en la pantalla cual ave fénix, demostrando que la ironía y la imaginación no conoce épocas y resiste modas y barreras generacionales.
Acostumbrados a oír hablar de personajes del pasado reciente solo por tristes detalles biográficos o cotilleos, este programa se eleva hasta la decencia televisiva, permitiendo ver en acción fragmentos de creatividad perenne. Entre estas figuras serias del humor y el vacío intento de ser graciosos hay diferencias: los Gila y demás pueden darnos que pensar utilizando recursos que nos hacen reír siempre porque hablan de la experiencia humana y no usan humillaciones ni recursos feos basados en estereotipos devaluadores. El sentido común de estos artistas era el fundamento de sus construcciones humorísticas. La guerra, la amistad, las pasiones humanas, las tristezas y alegrías, todo lo verdaderamente universal era la diana de sus ingenios.  Uno se ríe con ellos porque su humor nos permite tomar distancia con las realidades y durezas de la vida. Y si nos hacen reír ahora como a anteriores generaciones es porque somos igualmente humanos. El humor es algo muy serio. A veces inconformista y perenne.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.