Las insustanciales

Urko Urbieta. Me resultaba difícil creer que María Teresa Campos y Telecinco se iban a poder marcar un Kardashian en toda regla, o al menos el añorado Alaska y Mario, con su docureality/experimento/’no se sabe muy bien qué’ que finalmente ha resultado ser Las Campos, el día a día de la periodista y su incombustible Terelu. Ni chicha ni limoná. El primer programa se puede resumir en comida, comida y más comida. Si su vida se reduce a lo que hemos visto durante hora y media, apaga y vámonos. Las Campos son el colmo de la insustancialidad. Lo más llamativo de este espacio es que ha terminado siendo el reality de Terelu y de sus kilos de más. El resto importa poco, incluso María Teresa, sorprendentemente. Y supongo que esa no era la intención del espacio. ¿Interesa? No mucho. ¿Funciona? Pues depende de para quién. Tiene frases para enmarcar como ‘Si bebiese menos, estaría más delgada pero menos feliz’, o escenas como la de Siri llamando a Terelu ‘mamichula’. ¿Es suficiente? No. En Las Campos llegamos a ver escenas más o menos íntimas de la comunicadora: esperando que la sufridora María, la asistenta, le traiga el desayuno, bañándose en su espectacular piscina –¡ay, qué piscina!– o haciendo gazpacho. Pero repito, la siempre secundaria Terelu se adueña de los mejores minutos. Su personaje es la estrella total de este fallido experimento.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

22

08 2016

La publicación de comentarios está cerrada.