Poseídas

27

08 2016

Gemma Marchena. Ahora que estamos de resaca de Río 2016 (ojo que aún nos quedan nuestros heroicos paralímpicos), llegan las dos sensaciones del verano: Las Campos y el tráiler de la ‘niña demoníaca’ que ha movilizado a todos los padres de España porque estamos criando una generación traumada. Y no, no es por la falta de gobierno. De Las Campos está casi todo dicho, aunque no puedo evitar tener sudores fríos cuando he visto a Terelu regateando en el mercadillo cuando compra ropa interior. Eso mismo: Terelu compra bragas de mercadillo mientras vive en un tríplex, porque no hay nada como tener dinero para racanear tres euros a la gente trabajadora. Esta noche no duermo. Tampoco lo debe hacer ese amigo mío que un día confesó entre copas que Terelu era su mito erótico (Pedro, si me lees, te dedico esta humilde columna). El otro momento de pánico catódico es el del trailer de la película Nunca apagues la luz. Con sólo veinte segundos de imágenes, los niños desprevenidos tienen miedo a la oscuridad por culpa de una chica con dientes de rape y ojos en blanco. He hecho periodismo de investigación y he visto el trailer para escribir esta columna. Bueno, lo hice con el sonido apagado, que soy muy impresionable. Y esta noche dormiré con la luz encendida, no sea que se me aparezca la chica-monstrua o Terelu en ropa interior.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.