Pesadilla más que show

Margalida Ramis. Gran Hermano ha llegado ya a su 17 edición, conducido en esta ocasión por Jorge Javier Vázquez. Pero este programa, que en su debut fue un auténtico fenómeno televisivo y sociológico, a estas alturas ya se ha convertido más en una pesadilla que en un show. No entraré a debatir sus niveles de audiencia, que deben valorar los responsables de la cadena para saber si es rentable seguir o no con su edición, pero sí debo reconocer que me parece de lo más aburrido. Los concursantes son cada vez más farsantes y poco queda ya de la originalidad de sus inicios. Gran Hermano ya no consigue ni entretenerme mientras ceno y tengo la televisión encendida. Quizás ha llegado la hora de replantearse el formato de este concurso, de buscar otro perfil de concursantes o, simplemente, eliminarlo de la parrilla. ¿Aporta algo? ¿Interesa a alguien la vida de una panda de vagos que, en ocasiones, no tienen ni la más mínima educación? En mi opinión no, por mucho ‘voyeurismo’ que impere en nuestra sociedad. Pero ahí sigue, y siempre aparecen las imágenes de los habitantes de Guadalix sin hacer nada de nada cuando uno hace zapping en busca de entretenimiento.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

30

09 2016

La publicación de comentarios está cerrada.