El ‘Black Mirror’ más desgarrador

Jennifer Munar. Ha vuelto Black Mirror y todos estamos muy contentos. Con una temporada más extensa que nunca, seis episodios, la serie tiene momentos más brillantes que otros, pero quiero centrarme en un capítulo en concreto: San Junípero.
Todo el mundo conoce la serie como «esa en la que un político tuvo que hacérselo con un cerdo», pero personalmente su magia reside en otro tipo de episodios, en esos que te quedas un poco desgarrador por dentro cuando los créditos salen en pantalla. San Junípero es uno de esos. El cuarto capítulo de esta tercera temporada nos sitúa en una ciudad de fiesta ambientada en los ochenta. Una en la que en las discotecas suenan éxitos disco y dónde las chicas bailan coreografías grupales. Nada de perreos.
A través de la relación de sus dos protagonistas el episodio nos habla del amor, del dolor, de la muerte y de la incertidumbre que ésta nos despierta, y lo hace con una sinceridad que resulta casi amenazante. Una historia sobre la inmortalidad a la que, de un modo u otro, todos aspiramos. San Junípero demuestra muchas cosas pero sobre todo que, cuando Black Mirror es buena, es muy muy buena.

Etiquetas: ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

28

10 2016

La publicación de comentarios está cerrada.