Escobar

Emili Gené.La entrega de la segunda temporada de ‘Narcos’ casi coincide con el acuerdo de paz entre las FARC y el gobierno de Colombia. Dos finales bien distintos para un escenario parecido. En el caso de Escobar, guerra a muerte tras años de negociaciones y ambigüedades. Esta es la parte de la historia que cuenta la segunda temporada de la serie producida por Netflix: la caída del capo, tejida por una alianza de la CIA, la DEA, el gobierno de la nación o el Ejército pero también el cártel de Cali. Todos contra el jefe del cártel de Medellín para repartirse su botín. La serie es potente y engancha porque además de reconstruir la época, totalmente desquiciada, nos acerca al lado más humano del narcotraficante. Los militares y los grandes empresarios también tienen sentimientos y familia a la que adoran. Escobar adoraba a sus dos hijos. Justamente el mayor de ellos se ha manifestado públicamente contra importantes inexactitudes que se cuelan en la serie. Errores de documentación aparte, esta segunda temporada resulta desoladora. Pasado el glamur del éxito, solo queda violencia y soledad. Para los interesados en el tema, recomiendo las declaraciones de Popeye en YouTube, tras más de 20 años en la cárcel.

Etiquetas: , ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

03

10 2016

La publicación de comentarios está cerrada.