Gracias por tanto

Jennifer Munar. El reencuentro de los triunfitos estuvo a la altura de lo esperado y, aunque todavía se guardan algunos ases en la manga, la primera parte del documental es toda una mina de anécdotas. Para empezar, la comidilla de las redes sociales: Bisbal. El almeriense adoptó una actitud de corrección impostada a lo largo de todo el programa, pero su mirada decía claramente: «no sé qué narices hago aquí rodeado de muertos de hambre, con la calidad que yo tengo». Mientras, Chenoa, la Jennifer Aniston española, como bien señaló alguien en Twitter, se convirtió una vez más en la voz del pueblo. Puso caritas cuando Bisbal cantó Adoro junto a Naim, mandó a callar a un Alex Casademunt tan pesado como hace 15 años y protagonizó un instante especialmente tenso cuando su exnovio abrazó a Rosa en un momento emotivo pero la ignoró a ella, que estaba justo al lado. También Nuria Fergó y Manu Tenorio revivieron su especial conexión –ojalá se liaran ahora, cumpliendo los sueños de media España–, descubrimos que Vero es una especie de gogó en Los Ángeles y Geno volvió a enternecernos con su simple existencia. Si todo eso ocurrió solo en un episodio, no puedo estar más impaciente por ver los siguientes. Gracias por tanto Operación Triunfo. Gracias.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

20

10 2016

La publicación de comentarios está cerrada.