Macromachismos

07

10 2016

Javier J. Díaz. Se habla mucho (y con razón) de los micromachismos, esas prácticas machistas del día a día, sútiles y casi desapercibidas, que perpetúan este mal en la sociedad. Se habla también mucho de que algunos programas esconden actitudes machistas y son desiguales en cuanto a género a pesar de la necesidad que hay en España (y en casi todo el mundo) de concienciar sobre la igualdad. Granjero busca esposa es un flagrante ejemplo no ya de micromachismo, sino de macromachismo. Hombres en el cómodo papel de neandertales, mujeres denigrándose por ser elegidas como ‘florero’ y un presentador (y un programa y una cadena entera) perpetuando el machismo. La reflexión que hay que hacerse en este punto es: ¿Dónde está el límite de la búsqueda de audiencia a costa de fomentar lo que sea incluida la exaltación del machismo? En este espacio, los ‘granjeros’ ningunean a las mujeres, las ven como objetos sexuales y se ríen básicamente de ellas en su cara, induciéndolas a que sean sumisas o serán expulsadas del concurso. La audiencia, de momento, les está dando la espalda. Parece que sin Luján Argüelles, la mujer con nombre de parada de metro, que siempre ponía un poco de orden, la innecesaria fórmula de perpetuar el machismo ya no funciona tan bien. Ahora solo falta que Cuatro se de cuenta.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.