Archivo de octubre, 2016

Corrupción policial

11

10 2016

Emili Gené. Line of Duty’ está considerada como la mejor serie policial de la historia de la televisión británica. Estrenada en 2012, ha recibido todo tipo de premios y reconocimientos. Pero no solo las instituciones académicas o la prensa especializada se rinden a su calidad y fuerza, también la audiencia responde con entusiasmo. Ahora mismo se está grabando la cuarta temporada y ya se ha anunciado una quinta. A pesar del éxito abrumador de crítica y público, en España hemos estado cuatro años sin poder acceder a esta maravilla. ¿De verdad vivimos en un mundo globalizado? Caprichos de la industria. En Suecia, por ejemplo, emitieron la serie desde el primer momento, Y también el mismo 2012 se metió en la parrilla de la televisión holandesa. Aquí no llegó hasta este verano, pero seguimos sin poder ver la tercera temporada, que parece va a distribuir Netflix en América latina. En fin, que vale la pena seguirle la pista como si también fuésemos detectives. Descubriremos un mundo que recuerda, salvando contextos tan distintos, a ‘The wire’. En este caso, la investigación no se orienta a la droga y los barrios marginales sino a la propia policía. Mafia policial, ¿nos suena?

Danzad, danzad, malditos

11

10 2016

Urko Urbieta. Pasito a paso y sin llamar mucho la atención, Cachitos de hierro y cromo se ha convertido en uno de los mejores programas de la televisión pública. Esta temporada, La 2 lo emite la noche de los domingos a las 20.30 horas. Apúntenlo. Creo     que no hay mejor forma de acabar el fin de semana y coger fuerzas para el ‘maldito’ lunes que ver este espacio que bucea con tino, mucha gracia y humor en el archivo musical de TVE. El programa, que toma el título de una canción de Kiko Veneno, nació como un especial para el día de Navidad de 2011. Funcionó tan bien que se realizaron un par más hasta que TVE decidió convertirlo en un espacio semanal, a tenor de las buenas críticas y el éxito en redes sociales. Es difícil encontrarle alguna pega. Es un programa barato, compuesto por cinco mentes pensantes que trabajan desde Barcelona realizando ‘arqueología musical’ en el archivo de la Pública. Su director, Jero Rodríguez, asegura que son «un programa con memoria». Pero huyendo de la nostalgia rancia. Buscan sorprender y entretener. ¿Qué más se puede pedir? Si les he convencido para echarle un vistazo, esta noche prepárense para mover el esqueleto recordando coreografías memorables: ‘La Macarena’, ‘El baile del gorila’, ‘La yenka’. No me lo pienso perder.

Viaje al centro de la tele

11

10 2016

Alfons Martí. Cuando Julio Verne escribió Viaje al centro de la Tierra no pudo imaginar que unos guionistas de la tele futura se inspirarían en el título de su afamado libro para presentar un programa de entretenimiento, cuya estrella principal es, sin duda, Santiago Segura. El personaje que pone la voz es, en efecto, muy adecuado para la linea del programa, la cual consiste en mostrar escenas musicales o cómicas protagonizadas por gente que ha formado parte del stablishment televisivo. Las escenas, con Matías Prats cantando o algún presentador estrella bailando son acompañadas de comentarios cínicos que encajan perfectamente con el estilo friki militante de Segura. Ni desborde de imaginación ni nada más que comentarios en la linea mofa hacia las celebridades de la plantilla televisiva. Es el humor previsible que se fija en los defectos y carencias en las actuaciones de gente que ha llegado a ser parte de la tele y populares, con o sin mérito.  El humor fácil que descalifica se reduce a sarcasmo, un dardo rabioso lanzado a los que forman parte de las alturas a las que desea llegar todo aspirante a rico y famoso. El precio a pagar es la escasez de talento en las escenas escogidas, igualada por la carencia notoria de talento e imaginación en los comentarios.

Macromachismos

07

10 2016

Javier J. Díaz. Se habla mucho (y con razón) de los micromachismos, esas prácticas machistas del día a día, sútiles y casi desapercibidas, que perpetúan este mal en la sociedad. Se habla también mucho de que algunos programas esconden actitudes machistas y son desiguales en cuanto a género a pesar de la necesidad que hay en España (y en casi todo el mundo) de concienciar sobre la igualdad. Granjero busca esposa es un flagrante ejemplo no ya de micromachismo, sino de macromachismo. Hombres en el cómodo papel de neandertales, mujeres denigrándose por ser elegidas como ‘florero’ y un presentador (y un programa y una cadena entera) perpetuando el machismo. La reflexión que hay que hacerse en este punto es: ¿Dónde está el límite de la búsqueda de audiencia a costa de fomentar lo que sea incluida la exaltación del machismo? En este espacio, los ‘granjeros’ ningunean a las mujeres, las ven como objetos sexuales y se ríen básicamente de ellas en su cara, induciéndolas a que sean sumisas o serán expulsadas del concurso. La audiencia, de momento, les está dando la espalda. Parece que sin Luján Argüelles, la mujer con nombre de parada de metro, que siempre ponía un poco de orden, la innecesaria fórmula de perpetuar el machismo ya no funciona tan bien. Ahora solo falta que Cuatro se de cuenta.

Música caducada

06

10 2016

Jennifer Munar. He intentado ver más de dos minutos seguidos de La Voz, lo prometo, pero tengo un problema muy grave: no soporto a ninguno de los coaches. De verdad, todo lo que hacen y dicen parece de cartón piedra y al final entro en un bucle sin fin de poner los ojos en blanco. Quizá es mi culpa, quizá debería dejar de compararlo con la edición norteamericana, a años luz de la nuestra. Voy a hacer un ejercicio muy sencillo para que puedan entenderlo mejor. España: Melendi, Malú, Alejandro Sanz y Manuel Carrasco. Estados Unidos: Adam Levine, Miley Cyrus, Alicia Keys y Blake Shelton. No hay ni punto de comparación a nivel de talento y, la verdad, tampoco a nivel de encanto. Si vuelvo a ver a Alejandro Sanz esperar hasta el último segundo para apretar el botón y hacerse el interesante vendo la televisión. Sin embargo, el mayor problema de La Voz es que ya es un producto caduco. Repetir la fórmula no puede salir bien eternamente, y en el caso de este concurso musical ya está todo demasiado visto. Voy a lanzarme a la piscina y decir lo que el público nostálgico de 2016 necesita: la vuelta de Operación Triunfo.

La gente ya no ve la tele

05

10 2016

Nacho Jiménez. La gente ya no ve la tele; al menos, tal y como la conocemos hasta ahora. Lo demuestra un reciente estudio de un famoso portal de internet, cuyo titular más potente desvela un descenso del 20 por ciento en el consumo televisivo en España. ¿Qué está pasando? ¿Tienen la culpa las plataformas de streaming? A mediados de los 2000 llegaron las nuevas cadenas –Cuatro o La Sexta–; luego, los canales de la TDT, y, poco a poco, aunque ahora también están en descenso, los índices de audiencia de las autonómicas vivieron su época de esplendor. Entonces, tras todos estos cambios, el pastel del apreciado share se empezó a repartir entre más comensales. Ahora, las nuevas tecnologías están dando el golpe de gracia a la pequeña pantalla. Muy pocos siguen ya, por ejemplo, las series en su horario de emisión. Claro, es mucho más cómodo verlas cuando a uno le apetece o puede, sin pausas publicitarias y en calidad digital. Y ya no solo la ficción, la televisión a la carta lo está poniendo todo patas arriba. En los tiempos que corren, un 20 por ciento de share es la bomba; hace diez años, si un programa no llegaba al 28 se consideraba un fracaso. Los tiempos cambian, para todo y para todos, y también para la caja tonta.

Dimisiones

04

10 2016

Neus Aguiló. La dimisión de Pedro Sánchez es el centro de los informativos y los debates. Partidarios y detractores del ex secretario general del PSOE se acusan mutuamente de la debacle. Como el sábado, en ‘La Sexta Noche’. Acababa de conocerse la renuncia y en el plató las intervenciones de los tertulianos resultaron tensas e incómodas. Muchos somos los que pensamos que tanto el exlíder socialista como Rajoy deberían haberse retirado mucho antes por voluntad propia. A uno lo han invitado a largarse sus propios compañeros y al otro lo mantienen en el sillón. ¿Cuándo era que los políticos dimitían por voluntad propia si las cosas no iban bien? A la ‘salvadora’ Susana Díaz le retransmitieron  en ‘Más vale tarde’ un discurso en directo en el que aseguró que no había ni bandos ni disputas; la andaluza utilizó en todo momento un tono afligido y parecía una actriz consagrada desempeñando un papel estudiado: que «si quiero lo mejor para Andalucía», que «si deseamos el progreso de España»… Claro, no hubiera estado bien decir que lo que quería era deshacerse de su compañero Pedro Sánchez. Con este panorama, es normal el hastío del electorado.

Escobar

03

10 2016

Emili Gené.La entrega de la segunda temporada de ‘Narcos’ casi coincide con el acuerdo de paz entre las FARC y el gobierno de Colombia. Dos finales bien distintos para un escenario parecido. En el caso de Escobar, guerra a muerte tras años de negociaciones y ambigüedades. Esta es la parte de la historia que cuenta la segunda temporada de la serie producida por Netflix: la caída del capo, tejida por una alianza de la CIA, la DEA, el gobierno de la nación o el Ejército pero también el cártel de Cali. Todos contra el jefe del cártel de Medellín para repartirse su botín. La serie es potente y engancha porque además de reconstruir la época, totalmente desquiciada, nos acerca al lado más humano del narcotraficante. Los militares y los grandes empresarios también tienen sentimientos y familia a la que adoran. Escobar adoraba a sus dos hijos. Justamente el mayor de ellos se ha manifestado públicamente contra importantes inexactitudes que se cuelan en la serie. Errores de documentación aparte, esta segunda temporada resulta desoladora. Pasado el glamur del éxito, solo queda violencia y soledad. Para los interesados en el tema, recomiendo las declaraciones de Popeye en YouTube, tras más de 20 años en la cárcel.

Etiquetas: , ,

Me siento ‘vintage’

02

10 2016

Urko Urbieta. Series de detectives nacieron a patadas en los 80, Remington Steele, Magnum, Hart y Hart…, pero la que siempre ha tenido un huequecito especial en mi corazón seriéfilo es Se ha escrito un crimen. Ahora que he podido ver algún capítulo suelto en Atreseries, que emite tres episodios diarios, puedo confirmar que ha envejecido verdaderamente bien. El esquema de la serie era más simple que un zapato: una escritora de novelas de misterio, Jessica Fletcher, acaba ayudando cada semana a algún amigo de su pueblo, Cabot Cove, o algún familiar que se encuentra en un apuro, generalmente relacionado con algún asesinato. Y ya está. Así son los 264 episodios de los que consta la serie, emitida entre 1984 y 1996. El secreto de su éxito tuvo, y tiene, un nombre: Angela Lansbury. Esta incombustible actriz –que, por cierto, este año recibió un Oscar honorífico– canibaliza el interés de la serie con su desparpajo, sus camisas y chalecos y sus dotes detectivescas. La recientemente finalizada Castle intentó seguir su patrón, pero ni de lejos se acercó a la gracia de esta. O será que tengo morriña de los 80, o que soy vintage…

Mamá, quiero ser artista

01

10 2016

Gemma Marchena. Las cifras salieron esta semana y daban ganas de llorar. La mitad de los actores españoles que tenía un empleo ganaba menos de 3.000 euros al año. Sólo el ocho por ciento de los que pertenecen a este gremio vive de lo suyo. Todavía están recientes en la memoria las declaraciones emocionadas de Candela Peña cuando recogía el Goya a Mejor Actriz Secundaria y aprovechaba para pedir trabajo tras tres años en dique seco. Tres años en los que, mientras tanto, nació su hijo y murió su padre. Las cosas no han mejorado desde entonces, han pasado tres años y las estadísticas siguen dando bofetadas. Actores y actrices malviven con otros empleos, confiando en que se disipe esta crisis que también le está dando bien a periodistas, arquitectos, diseñadores de moda o fisioterapeutas. Da lo mismo: todos comparten el sueño bobo de vivir de lo suyo. Al mismo tiempo, la enorme Paquita Salas (esa serie donde la protagonista es representante de actores) grita al teléfono a una actriz: «¿Quieres un Puente Viejo?». O un Águila Roja, o un Acacias 38 o la inmensa Crematorio, lo mismo es. Todas estas producciones propias dejan un reguero de empleo tanto para los intérpretes como para los que están tras las cámaras. ¿Acaso no queremos bajar el paro sea como sea? Menos IVA y más ayudas no estarían nada mal.