Y por fin comieron perdices

Urko Urbieta. Águila Roja ha puesto punto y final a su historia. Tras ocho años en emisión, nueve temporadas dando vueltas a la misma historia de amor cansina, 166 capítulos donde han aparecido cuchillos con mango de plástico, ninjas y gladiadores en una serie que, supuestamente, recrea el Siglo de Oro español, se ha despedido para siempre de sus ‘aguiluchos’, que parece que así se llaman los fans de la ficción. Si creen que no me gusta esta serie han acertado. Es mala con avaricia y nunca he entendido su éxito. Aviso por adelantado que aguanté un par de episodios de la primera temporada y, de vez en cuando, he echado un vistazo a la serie cuando creía que debía comentarla. Al César lo que es del César: Águila Roja entrará en la historia de la televisión como la última serie española –al menos por ahora– que logró reunir audiencias superiores a los 6 millones de espectadores, allá por su tercera y cuarta temporada. El final de la ficción no ha sorprendido a nadie. Margarita (Inma Cuesta) volvía en el último capítulo para salvar a Gonzalo, sellar su amor con el héroe y darle una buena nueva y los malos recibían su merecido. Nada nuevo bajo el sol. Un final de cuento. Que sean felices y coman muchas perdices. Adiós.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

30

10 2016

La publicación de comentarios está cerrada.