Archivo de noviembre, 2016

Un oeste moderno

30

11 2016

Nacho Jiménez. Tenía ganas de ver el piloto de la nueva apuesta de ficción de HBO, Westworld, que está llamada a ser, según la crítica, la nueva Juego de Tronos, aunque para ganarse este título aún le queda demostrar muchas cosas. Con un reparto de lujo –encabezado por Evan Rachel Wood (True Blood, Thirteen), Ed Harris, Anthony Hopkins, Thandie Newton o James Mardsen–, la serie narra las ideas y venidas de un parque temático llamado Westworld en un futuro no muy lejano. La ‘chicha’ está en que los actores y actrices de este parque temático son robots. Aunque estos seres tecnológicos dependan del ser humano para pensar y, en definitiva, vivir, siempre hay algo que se escapa del ojo humano y las emociones y recuerdos entre los robots empezarán a florecer con todos los peligros que ello conlleva. Uno de los puntos fuertes de Westworld es su ritmo, al principio algo confuso y que parece no enganchar a un primer vistazo (suele ocurrir con las series de HBO), pero una vez vistos tres episodios solo puedo decir que quiero más y más. Por cierto, lo de HBO España muy bien, pero está a años luz de Netflix en todos los aspectos. Tiempo al tiempo.

Fidel

29

11 2016

Neus Aguiló. La muerte de Fidel Castro fue la noticia de los informativos del sábado. Mientras cubanos exiliados en Miami celebraban por todo lo alto el fallecimiento del dictador, otros vertían lágrimas en las calles de La Habana Vieja lamentando la pérdida del que fuera su casi eterno líder. José Manuel García Margallo acudió a ‘La Sexta Noche’ y reconoció un mérito a Fidel Castro: haber encabezado los movimientos que querían corregir las desigualdades. Nativel Preciado añadió que tuvo unos inicios heroicos pero que privó de libertad al pueblo cubano. Se mencionaron otros logros como la erradicación del analfabetismo y un excelente sistema de sanidad. Por contra, no se olvidaron las persecuciones políticas y el poco respeto a los derechos humanos, además de la penosa situación económica que vive la isla desde que cayó la URSS y que hace que el día a día en Cuba sea realmente duro. En cualquier caso, se ha ido un icono del siglo XX, con sus luces y sus sombras (seguramente más sombras que luces). Castro decía ‘la historia me absolverá’. Para evitar celebraciones de quienes no creen en esa frase, Raúl Castro ha prohibido la venta de bebidas alcohólicas en la isla mientras dure el luto por su hermano.

La pena del telediario

28

11 2016

Emili Gené Vila. Como leí en un tuit: “nunca un minuto de silencio dio para tantas horas de ruido”. Pasó algo parecido con la niña presuntamente agredida o acosada en un colegio de Palma: portadas de informativos y alarmismo social. Semanas después, ni rastro. Esta semana, he visto algunos telediarios que arrancaban con la declaración del asesino de Marta del Castillo. Esta era la noticia más relevante de la jornada en el país y en el mundo: la reconstrucción del crimen, filmada por la policía y entregada a los medios como carnaza. Da igual que se trate de Rita Barcerá o Fidel Castro, de un niño en una escuela o de una chica desaparecida después de una fiesta. Y que conste que no hablo de Telecinco. Es la tendencia dominante en los medios. ¿Se acuerdan de los tiempos de ‘Crónicas marcianas’, ‘Esta noche cruzamos el Mississipi’, ‘Tómbola’? Aquella televisión bizarra que celebraba el desmadre mediático que dejaba la resaca de la movida de los 80. Pero llegó el crimen de Alcàsser y tocamos techo. Basta ya. Nunca más. Adiós a Nieves Herrero. O eso creíamos. Han pasado los años y el mercado se ha recuperado. Todo olvidado. Ahí están ‘Salvame’ liderando audiencias y telediarios que son una pena.

Los malos también se enamoran

27

11 2016

Urko Urbieta. Telecinco ha pasado la novela de Nieves Herrero, Lo que escondían sus ojos, por la thermomix del gusto de sus espectadores para dar a luz una miniserie, que a ratos parece un anuncio de Ferrero Rocher, otras juega a querer ser un melodrama clásico tipo Madame Bovary, e incluso intenta atrapar a los fans de El tiempo entre costuras, con una trama de espías bastante más interesante que la historia de amor de sus protagonistas. La miniserie cuenta la relación adúltera entre uno de los altos cargos del primer gobierno de Franco, el temible Serrano Súñer –aquí vergonzosamente dulcificado y al que venden como héroe romántico–, y la que fue musa de Balenciaga, la Marquesa de Llanzol. Olvídense de la España de postguerra. Que la mayor parte de los españoles estuviese pasando hambre y penurias en esa época importa más bien poco a los responsables de Lo que escondían sus ojos. Solo buscan mostrar una España franquista endulcorada, llena de fiestas, champán y trajes de alta costura. El primer capítulo, con una dirección acartonada de Salvador Calvo, se beneficia de una excelente Blanca Suárez y un competente reparto de secundarios. Eso sí, el flojísimo trabajo de Rubén Cortada (ay, ese acento que se le escapa a ratos) y la nula química con su partenaire arruinan los pocos logros de la serie.

En defensa de ‘Top Chef’

26

11 2016

Gemma Marchena. Esta semana se han conocido los galardonados con la estrella Michelín (¡felicidades a Quetglas y Argos! ¡enhorabuena a los que seguís ahí!). Entre los nuevos ‘estrellados’ está un participante de Top Chef: Miguel Cobo, que se lleva el primer macarón para Burgos. Cobo participó en la primera edición del concurso culinario destinado a cocineros profesionales. Ojo, aquí no hay aficionados ni chefs de dudosa profesionalidad: son escogidos entre los mejores por su pericia en los fogones.
El concepto de talent show se ha ido degradando con los años, con esa legión de actores, cantantes o bailarines que una vez se colaron en un concurso y poco más se supo de ellos. Aquí, la gastronomía es una industria pujante, una pena que no pueda decirse lo mismo de la cultura. Mientras la crisis azotaba, los cocineros han mantenido las riendas de su gremio, respetando la tradición e invirtiendo en I+D+i como no se ha hecho en ningún otro sector. Esta columna es una defensa a ultranza de la comida más humilde, pero también de la alta cocina, del que está al frente de un dignísimo chiringuito al que, como Cobo, consigue una estrella Michelín.

Las lecciones de Chicote

25

11 2016

María de Lluc García Terradas. Da la casualidad de que todas las veces que he visto el programa de Alberto Chicote, Pesadilla en la cocina, los chillidos, enfados, sonrisas y lágrimas han protagonizado el ‘reality’ culinario. Me da la impresión de que las personas que acuden al programa o no se interesan  por su negocio, quieren que les paguen una reforma de su local o se piensan que porque su establecimiento aparezca en la televisión les funcionará toda la vida. Y la verdad, es que por mucho que haya cambiado el restaurante nunca entraría a comer en ninguno de los televisados. Las condiciones en las que se encuentra la comida o el mal funcionamiento del personal no me aportarían la confianza suficiente para degustar sus platos. Aunque he de reconocer, que gracias al ‘reality’ cada vez que me dirijo a algún restaurante pienso en las lecciones que me ha enseñado Chicote. Si veo una carta llena de platos variados posiblemente la comida no sea de buena calidad. Sin embargo, los locales especializados en un tipo de manjar me transmiten esa seguridad para quedarme. Gracias al fanático de Agatha Ruiz me he vuelto muy selectiva. Quien sabe, a lo mejor termino siendo crítica gastronómica.

¡Una taza de café, por favor!

24

11 2016

Jennifer Munar. He fallado. A pesar de haber empezado el revisionado de Las chicas Gilmore antes de verano, me queda una temporada y mañana se estrenan en Netflix los nuevos episodios. Lo que me queda por delante, por tanto, no es otra cosa que un fin de semana de enfermizo maratón para poder estar lista lo antes posible. Volver a saborear la serie durante estos meses ha sido como reencontrarse con una vieja amiga, probablemente el motivo por el que la ficción ha permanecido en el imaginario colectivo todos estos años. Hay quien dirá, y se equivocará al hacerlo, que Las Chicas Gilmore no es más que una telenovela a la americana. Mi opinión, sin embargo, es diferente. Si uno se pone a analizarla se dará cuenta de que apenas pasan cosas. Más de la mitad de un episodio común son escenas de gente hablando mientras camina por la calle o come. Las Chicas Gilmore resulta cercana porque es, en el mejor sentido de la palabra, monótona. Nuestros días no suelen consistir en salvar el mundo o revolucionar Internet con nuestros inventos, sino en cumplir obligaciones laborales, cenar con amigos y ver una película en casa. Sus vidas son, dejando a un lado todas las licencias que debe tomarse una ficción, las nuestras, y por eso las queremos.
Café, café y más café para disfrutar, una vez más, de nuestras chicas preferidas.

Justicia y dinero

23

11 2016

Miguel Soler. Recientemente ha comenzado a emitirse Billions, una de las nuevas series mas promocionadas de la temporada y, ya se sabe, cuando se crean grandes expectatívas la crítica suele ser diversa. Por mi parte. Sólo puedo atenerme a los dos primeros episodios que me inducen a calificarla de atrevida, a veces salvaje y en ocasiones superficial. En conjunto, sin embargo, resulta interesante por el ambiente en que se desenvuelve y el prometedor conflicto entre un fiscal y un líder de las finanzas. Ofrece diálogos muy trabajados y sus interpretes dan solidez a los personajes.  Los principales protagonistas son Paul Giamatti a quien recordamos por John Adams y Entre copas; Damian Lewis, todavía latente su Sargento Brody en la serie Homeland y Maggie Siff, a la que descubrimos en algunos episodios de Mad Men y  el largometraje La Quinta Ola.La primera temporada de Billions consta de 12 capítulos y deja momentos intensos como las escenas iniciales, en las que descubrimos que el inflexible fiscal es un contumaz masoquista. Su antagonista es un triunfador que pasa por encima de todo y que, en su actividad, suelta perlas como: «Si quieres tener éxito no es necesario ser el mas inteligente de la sala. Sólo tienes que ser descarado».
Una síntesis que da idea de la moral con que afronta sus movimientos en el complicado mundo de la bolsa.

Etiquetas: , ,

El morbo vende

22

11 2016

Neus Aguiló. La desaparición de Diana Quer se ha convertido en un asunto muy relevante en los programas de las mañanas de todas las cadenas. Sin embargo, Espejo público es el que da más cobertura al caso y tal vez sea el que lo aborda de una manera más amarillista y morbosa. Música de misterio y suspense acompaña a una repetición interminable de imágenes y vídeos de la joven desaparecida cada vez que se habla de ella. El morbo vende, está claro, pero todo tiene un límite. Un límite que traspasó el programa de Susanna Griso un día en que se hizo eco de una noticia falsa que había publicado un periódico gallego. El programa la reprodujo de forma bien visible de manera que ocupaba casi toda la pantalla del televisor. Todo a modo de reclamo. Al cabo de unos minutos, el equipo de Griso aclaró que esa información no era en absoluto fiable y recriminó falta de rigor al periódico que la había publicado. Algún colaborador aseguró que noticias como esas creaban falsas expectativas y entorpecían la investigación. Totalmente cierto. Pero claro, Espejo público también utilizó esa información sabiendo que era falsa, una manera de atrapar al espectador y de rellenar minutos para seguir sacando tajada de una tragedia.

HBO

21

11 2016

Emili Gené Vila. Una de las series recién estrenadas que están pegando fuerte es Westworld, un híbrido postmoderno de western y ciencia ficción que reúne firmas como Nolan, Crichton o Abrams. Y encima el reparto lo encabezan Anthony Hopkins y la protagonista de Borgen, aquella actriz danesa que vuelve con fuerza al cine con estrenos como Inferno, Esperando al rey o La doctora de Brest. Westworld es una serie brillante y rompedora, una fábula inquietante muy del estilo de J.J. Abrams y Christopher Nolan, que me recuerda la mítica Blade Runner, inyectada de barroquismo visual y argumental. Una serie que HBO distribuirá pronto en España. Y esta es, en realidad, la noticia: HBO aterriza en España como lo hiciera hace poco Netflix. Se integrará en la oferta de plataformas como Vodafone TV, que ya ha hecho llegar a sus clientes un adelanto de la programación, en forma de dos capítulos en exclusiva. HBO es la cadena que ha hecho de las series un boom y un producto para adultos. Sexo y violencia en la tele, de pago por supuesto. Los Soprano, The Wire, Juego de Tronos, A dos metros bajo tierra, In treatment, Sexo en Nueva York… HBO, que en los años 70 ya emitía por satélite en EEUU, al fin llega a España.

Etiquetas: , ,