Adiós al turno de noche

Urko Urbieta. Quince años y 317 capítulos después, C.SI. Las Vegas ha puesto punto y final a su periplo televisivo con un episodio de hora y media que ha optado por el reencuentro de los personajes míticos de la serie, como Gil Grissom y Catherine Willows, dejando los crímenes en un plano más secundario. No me ha parecido un error, es más, creo que el final de esta ficción pedía a gritos cerrar tramas personales y despedir a sus personajes por todo lo alto. La película de CSI comienza con la detonación de una bomba en el casino Eclipse, propiedad de la exforense Catherine Willows. El personaje de Marg Helgenberger, junto al de William Petersen (Gil Grissom) son algunos de los clásicos de la ficción que vuelven a Las Vegas para ayudar a Sara Siddle (Jorja Fox) ha resolver el caso en el que, cómo no, la inolvidable Lady Heather (Melinda Clarke) vuelve a ser una de las sospechosas. Así ha sido el capítulo final de los CSI’S más famosos de la televisión: nostálgico, con la esencia de las primeras temporadas de la serie, y una frase final de Grissom inolvidable: «Había perdido mi fe en la humanidad, pero ahora se restaura mi fe en el ser humano». Adiós, y gracias a todos por los servicios prestados.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

20

11 2016

La publicación de comentarios está cerrada.