Fin del granjero

Javier J. Díaz. El martes concluye el reality sobre granjeros que buscan el amor de su vida en un concurso de televisión. Ediciones pasadas funcionaron mucho mejor y no tuvieron que acabar por la puerta de atrás, acortando el formato y adelantando una gran final que sabe a corte rápido. Le ha costado mucho a este formato funcionar esta vez. Pero, ¿por qué? Las razones hay que buscarlas en el cambio más importante de esta edición: el presentador. De la cálida, popular y simpática Luján Argüelles se ha pasado al tildado de chulo y machista Carlos Lozano, que en vez de estar participando en los 15 años de OT ha estado desde su casa viendo cómo Cuatro precipita el final del reality. Además, Granjero no ha funcionado porque en vez de modernizarse, ha vivido presa de los tópicos machistas, convirtiendo a la mujer en ganado, respetando más a las vacas que a ellas mismas. Así como en otras ediciones ha habido algo de química entre los concursantes, esta vez, ni eso. La vuelta de La que se avecina los lunes le hizo mucho daño y tuvo que pasar al martes. El machismo exacerbado de su contenido ha acabado rematando a un programa cuya próxima edición tendrá que cambiar mucho.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

04

11 2016

La publicación de comentarios está cerrada.