Los malos también se enamoran

Urko Urbieta. Telecinco ha pasado la novela de Nieves Herrero, Lo que escondían sus ojos, por la thermomix del gusto de sus espectadores para dar a luz una miniserie, que a ratos parece un anuncio de Ferrero Rocher, otras juega a querer ser un melodrama clásico tipo Madame Bovary, e incluso intenta atrapar a los fans de El tiempo entre costuras, con una trama de espías bastante más interesante que la historia de amor de sus protagonistas. La miniserie cuenta la relación adúltera entre uno de los altos cargos del primer gobierno de Franco, el temible Serrano Súñer –aquí vergonzosamente dulcificado y al que venden como héroe romántico–, y la que fue musa de Balenciaga, la Marquesa de Llanzol. Olvídense de la España de postguerra. Que la mayor parte de los españoles estuviese pasando hambre y penurias en esa época importa más bien poco a los responsables de Lo que escondían sus ojos. Solo buscan mostrar una España franquista endulcorada, llena de fiestas, champán y trajes de alta costura. El primer capítulo, con una dirección acartonada de Salvador Calvo, se beneficia de una excelente Blanca Suárez y un competente reparto de secundarios. Eso sí, el flojísimo trabajo de Rubén Cortada (ay, ese acento que se le escapa a ratos) y la nula química con su partenaire arruinan los pocos logros de la serie.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

27

11 2016

La publicación de comentarios está cerrada.