Necesaria e insuficiente

18

12 2016

Urko Urbieta. A Telecinco le gustan los líos. Si no les ha bastado la polémica con ese franquismo rosa achampañado que ofrecen en la infecta Lo que escondían sus ojos, la semana pasada volvieron a liarla con el estreno de El padre de Caín, miniserie que encendió las redes sociales una vez más. La ficción, basada en una novela de Rafael Vera, exsecretario de Estado de Seguridad y condenado a 10 años de prisión por su implicación en el secuestro de Segundo Marey por los GAL, sigue a Eloy (Quim Gutiérrez), un guardia civil destinado a San Sebastián en los 80 para luchar contra ETA. En Madrid deja a su mujer embarazada (una poco aprovechada Oona Chaplin) e inicia una tórrida relación con Begoña (Aura Garrido, que no parece cómoda en el papel asignado). Lo mejor que se puede decir de esta producción es que es arriesgada en su historia –pocas veces se ha tratado en televisión el entorno de la banda terrorista– y que cuenta un look final muy cinematográfico. Eso sí, la innecesaria historia de amor alarga y entorpece el resultado final de la serie, que no termina de dar todo lo que prometía. Esforzado trabajo de Quim Gutiérrez y mención especial para Patxi Freytez, que da vida a su compañero, y Teresa Hurtado de Ory, como su amargada esposa. En definitiva, El padre de Caín es tan correcta como insuficiente.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.