Feliz 2017

02

01 2017

Gemma Marchena. Si esta noche me quedo en casa (y hay un 50 por ciento de probabilidades que así sea), por fin tengo claro que voy a poner en televisión. Cachitos de Hierro y Cromo ya no es ni siquiera programa revelación, que por algo lleva más de dos años en antena, y va camino de convertirse en un clásico. Hay algo placentero en contemplar programas musicales de décadas pasadas. Oh, Rockopop. ¡Qué tiempos los de Plàstic! ¿Qué habrá sido de los concursantes de Gente Joven? De ahí salieron Mecano y María del Monte, por cierto. El caso es que Cachitos no sólo recuerda la música de antes, sino que pone de manifiesto la necesidad de programas musicales durante todo el año. Cada entrega semanal es un hit en las redes sociales. Nunca con tan poco dinero se hizo tanto: sólo hace falta buscar en el vasto archivo de TVE y un buen guión (ah, sí, los guionistas: esos olvidados señores con ingenio que saben hilar frases con sentido). ¿Cuándo acabarán esos programas donde adolescentes con breves vestidos y mozos de brazos hipertrofiados seguirán apareándose ante las cámaras? ¿Hasta cuándo seguirán encerrados la docena de mastuerzos anodinos en la casa de Gran Hermano? Desde aquí reivindico música de la buena y videoclips para bailar en el salón. ¡Que este 2017 nos dé motivos de sobra para agitar las caderas al ritmo de New Kids on The Block, Vanilla Ice o lo que sea que se lleve ahora.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.