Amor líquido en esencia

Margalida Ramis. Cuántas ganas de casarse que hay en esta sociedad! Y lo que más me sorprende: ¡a cualquier precio! Quiero pensar que los concursantes de Casados a primera vista son actores, porque en caso de que no lo sean, me parece muy triste el extremo al que hemos llegado. Los protagonistas del reality acuden al programa en busca de cónyuge, al que no conocen hasta que no llegan al altar. Tras darse el ‘sí, quiero’, entonces empiezan a conocer a su pareja, de la que pueden enamorarse, o no. ¿Qué queda del amor romántico? Es un ejemplo del ‘amor líquido’ en su más pura esencia, término que acuñó el recientemente fallecido sociólogo polaco Zygmunt Bauman. Asegura que «en una cultura de consumo como la nuestra, partidaria de los productos listos para uso inmediato, las soluciones rápidas, la satisfacción instantánea, los resultados que no requieran esfuerzos prolongados, las recetas infalibles, los seguros contra todo riesgo y las garantías de devolución del dinero (…) Seduce y atrae porque supone deseo sin espera, esfuerzo sin sudor y resultados sin esfuerzo (…) La conveniencia es lo único que cuenta (…) Son relaciones de bolsillo».

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

06

02 2017

La publicación de comentarios está cerrada.