Estrellado

Javier J. Díaz. En televisión es muy difícil inventar y sorprender, así que lo más fácil es copiar lo que funciona. Eso es lo que hacen habitualmente las cadenas españolas cuyas adaptaciones copan las parrillas, sobre todo la de las cadenas de TDT. En este sentido, hace unas semanas comenzó en DKiss Desnúdame, un reality en el que dos personas tienen una cita durante media hora en una cama, semidesnudos, con el objetivo de ver si encajan para seguir la cita, ya sin cámaras. Apasionantemente innecesario. La apuesta es una copia de un formato que ya se ha hecho en otros países y que desde el inicio promete descaro, morbo y sexualidad como arma arrojadiza para llamar la atención del espectador. Sin embargo, se ha quedado corto, si es que en algún momento ha pretendido tener algo de eso. ¿La razón? Desnúdame llega tarde tanto al mundo de los realities de las citas a ciegas como al de los desnudos. No innova en nada. Y encima en una televisión nueva y de poca cuota de pantalla. Lo tiene todo para fracasar, incluida la falta de originalidad y calidad, totalmente ausente. Las pruebas que les ponen a los concursantes encima del colchón son ingenuidades obvias y ellos mismos son oportunistas venidos a menos intentando ridiculizar a su compañero de cama. Desnúdame es un formato que nace ya estrellado, por muy rompedor que intenten ser. Por no romper, no rompe ni la ropa.

Etiquetas: ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

10

02 2017

La publicación de comentarios está cerrada.