Mascotas y robots

Alfons Martí. En últimos años se han puesto de moda los programas donde un experto en conducta animal imparte lecciones. El más ilustratrivo es el del controvertido César Millán pero son varios sus discípulos. El guion se desarrolla siempre igual: una familia simpática recibe al experto como un ser de superiores poderes en el campo animal. Luego, vemos cómo cada familiar se siente compungido confesando su ignorancia y muestran su satisfacción por haber sido instruidos en la tarea de instruir al animalito en cuestión. Aparte de las críticas a estos métodos brutales, lo más destacable es cómo el animalito es tratado como los humanos en las técnicas de dominación psicológica. Se supone que la familia es casi tan ignorante como el perrito. Por eso se aconseja no dejar comida a la mascota en el plato porque estimula sus desos de dominio. Creo que lo único que estimula a mi gato es deseo de comer fresco. Los títulos de los episodios de animales recuerdan más intrigas políticas. Pero los animales viven para desplegar cualidades, disfrutar de sus habilidades, volar, correr y cantar. Más novelesco es atribuirles actitudes antisociales, dominios o atracciones.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

30

03 2017

La publicación de comentarios está cerrada.