Merche, para un poco

Iris Luque. Mercedes Milá la ha vuelto a liar. Parece que desde que dejó de presentar Gran Hermano tiene una necesidad irrefrenable de seguir conectada a la parte más chabacana del programa, y ha decidido saciarla comportándose como algunos de sus concursantes. Esta vez, el pobre que ha tenido que sufrir la ira de Milá ha sido el bioquímico José Miguel Mulet. Durante su paso por el programa de Risto Mejide ‘Chester in Love’, el citado bioquímico fue llamado para tirar por tierra el libro de cabecera de la periodista, ‘La enzima prodigiosa’. Cuando Milá comenzó a escuchar argumentos de un experto que sostenía que este libro «no contenía nada de verdad», la periodista atacó y le dijo que estaba gordo.  Sí, tal cual. Una profesional de alto copete sin más argumentos que el aspecto físico. Estas noticias me decepcionan, y me hacen creer que, más que nunca, hay que cambiar el periodismo de este país hacia algo más profundo. La única disculpa que puede tener Milá, la encuentro en Francisco Umbral, y es que lo mismo después del corte que le dieron con «yo venía a hablar de mi libro», se le pegó algo de despotismo.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

08

03 2017

Tu comentario