¿Dónde está el cine clásico?

Alfons Martí. El clima del posmodernismo parece que no respeta ni siquiera a la tradición de los clásicos del cine. En una parrilla cada día más dominada por esquemas repetitivos y uniformes, carentes de calidad o imaginación, el espacio dedicado a las producciones llamadas clásicas también va desapareciendo o, al menos, retrocediendo. Los clásicos son las películas que no existirían sin la calidad suficiente para perdurar. Si son interesantes y emocionantes a pesar del tiempo es porque, desde el genio creativo personal, abordan realidades profundas que conectan con las tradiciones literarias. El genio cómico de Danny Kaye se desplegó sin límites en la adaptación del cuento de Gogol El inspector general y Orson Welles nos lleva a comprender la tragedia de la Historia reciente a través de sus personajes. Los clásicos crean escuela. El humor italiano arranca del inimitable Totó y los logros de la comedia francesa deben mucho a De Funès, insuperable e inclasificable. Más allá de la perfección formal, los creadores del cine clásico nunca mueren y sus obras no pierden calidad. Y el rebelde Chaplin siempre nos recordará que nada es más importante que lo simple y humano.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

25

05 2017

La publicación de comentarios está cerrada.