El mal se impuso al bien

Urko Urbieta. Esta serie no va, como asegura el personaje de Blanca Portillo en una frase lapidaria del capítulo final, «de cómo queremos ser si no de quiénes somos». Y así ha sido Sé quién eres: una serie de factura notable, que el lunes ofreció uno de los finales más incómodos y valientes que recuerdo. El mal venció al bien. No puedo decirles más, por si no lo han podido ver todavía. Después de visualizar la ficción entera, queda claro que la decisión conjunta de cadena y creadores de recortar los episodios, pasando de los 20 inicialmente previstos a los 16 que finalmente han emitido, ha resultado todo un acierto. Aunque eso haya supuesto que personajes como el de Carles Francino o Aída Folch terminen un tanto diluidos en los últimos coletazos de la serie, como si el equipo de guionistas de Pau Freixas, responsable de la ficción, no hubiera sabido muy bien qué hacer con ellos. No diré que Sé quién eres es una serie perfecta; los últimos capítulos han tenido un bajón de ritmo importante. Pero solo por la labor de Blanca Portillo, Francesc Garrido, Pepón Nieto y la revelación de Susana Abaitua (Ana Saura en la serie) bien merece que le echen un vistazo los que llegan tarde. Su sorprendente final no ha dejado indiferente a nadie. Y pocas veces nos topamos con algo así. No me quejaré.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

08

05 2017

La publicación de comentarios está cerrada.