Grande y colosal

Alfons Martí. La fascinación por las cosas enormes y colosales es muy fuerte en las películas y series actuales. Es típico en las producciones futuristas, pero la fría postmodernidad actual también apunta a valorar las cosas solo por lo grandes, enormes o colosales que son. Es el viejo sueño de dominar las fuerzas implacables naturales para conquistar el mundo. En algunos canales, como en National Geographic, las cosas enormes se han convertido en tema recurrente. Son una variedad de reportajes que se centran en enseñarnos cómo se construyó el barco más grande, el túnel o la cárcel más grande. Y no solo invenciones pues también podemos saber del cocodrilo más grande o el tsunami más devastador. En realidad, los monstruos marinos y los ingenios científicos colosales tienen en común la capacidad destructiva y de desafiar las barreras naturales o humanas. Pero aparte de observar colosos que nos hacen sentir criaturas indefensas y fascinadas ante maquinarias imparables e imbatibles, los reportajes tienen el mérito de enseñarnos cómo es un crucero faraónico por dentro, cómo se vive un astronauta o el modo de navegar de un rompehielos en medio de elaboradas explicaciones sobre los experimentos para llegar a dominar mar, tierra y aire, para llegar a registrar una audiencia colosal. Al fin y al cabo, las audiencias colosales son el máximo desafío.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

18

05 2017

Tu comentario