Monólogos con poso

27

11 2017

Gemma Marchena. El programa Late Motiv, liderado por Andreu Buenafuente, consigue meter el dedo en la llaga mientras arranca la carcajada. Hace escasos días el humorista Raúl Pérez hizo una brillante imitación de El Rubius, esa estrella de Youtube, que en si mismo ya es un canal de televisión propio. Con el tutorial ‘Ayuda a un Señor Mayor Challengue’, el Rubius introducía a Buenafuente y a muchos otros en un mundo nuevo con códigos visuales y lingüísticos. Vamos, que no se les entiende. «Deberías abreviar tus monólogos, son muy largos. Usa siglas: si te sorprende, OMG (Oh Dios Mío, en inglés) y LOL para las risas», le explica a un alucinado Buenafuente. El hacerse viejo puede hacerse un drama y Buenafuente sabe tratarlo con maestría, como también lo ha hecho de manera soberbia con el monólogo de Bob Pop: en un principio era un recuerdo abochornante del día que se quedó sin ropa en un parque. Diez minutos después de risas del público, Bob Pop se puso serio: «Hace venticinco años me violaron en un parque y al día siguiente sólo quería reír». Porque estaba vivo. Un soberbio tirón de orejas para aquellos que han justificado a la Manada.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttp://ultimahora.es

Tu comentario