Totalmente innecesaria

27

12 2017

Iris Luque. Todos estamos de acuerdo en que la Navidad es una tradición, y en muchos hogares se hace lo mismo cada año, desde hace muchas generaciones. Pero la programación de Navidad, que también se ha convertido en una tradición, es, cuanto menos, casposa. Los especiales de Navidad –y hablo de todas las cadenas–, con bailes estrambóticos, parodias y cantantes pasados de moda, ya no conquistan a nadie y son propios de los primeros años de la democracia. Sergio Dalma, Pitingo, o Raphael son ya unos clásicos durante las fiestas en la pequeña pantalla. Aparecen, cantan sus clásicos con los que las mujeres mayores de 50 lo dan todo, y desaparecen hasta las siguientes Pascuas. Ya que las Navidades son momentos familiares, en los que los seres queridos se reúnen frente a una mesa, ¿por qué a ninguna cadena se le ha ocurrido poner música ambiente, juegos familiares o algo que incite a la conversación? Así atenderíamos a la televisión, y la programación no se quedaría en el lugar que tiene actualmente: una acompañante totalmente innecesaria.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttps://ultimahora.es

Tu comentario