La peste apocalíptica

25

01 2018

Alfons Marti. La Peste, cuyo coste alcanza los 10 millones, podría ser un reportaje de un canal enfocado a las catástrofes masivas. De hecho, la serie bebe de esas fuentes cuando pretende sumergirnos en la Sevilla decadente del fin del Imperio. Decadencia es un tópico acompañado de otros más. La Inquisición merecería ser retratada buscando más el sentido porque se cobró muchas víctimas. En lugar de aprovechar la oportunidad, se recurre al tópico del inquisidor conspirador y desatiende la realidad de un grupo político basado en la denuncia y la delación entre ciudadanos. La catástrofe de la peste despersonaliza la trama aunque los creadores intentan construir un puzle algo inconexo pues, según ellos mismos, han aprendido de El nombre de la rosa y de las series de policías. No falta la viuda que lucha por su empresa con el estereotipo de exsumisa, así como el nuevo rico que recuerda más la corrupción de hoy que en la realidad del s. XVI. Sin embargo, y pese a la carencia de carácteres originales, las escenas están llenas de colorido, negro eso sí, como si fuera un Piratas del Caribe sin el humor simple y rebelde de Sparrow.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttps://ultimahora.es

Tu comentario