No hemos aprendido nada

19

03 2018

Urko Urbieta . Sálvame es un pecado venial televisivo. La auténtica telebasura en España tiene fecha de nacimiento: el 23 de enero de 1993. Fue en un especial del programa De tú a tú, que Nieves Herrero, en aquella época un referente del periodismo, condujo desde Alcásser, el día en que aparecieron los cuerpos de Desirée, Toñi y Miriam, desaparecidas meses antes. Tres horas de infausto recuerdo donde los padres y amigos de las víctimas dieron rienda suelta a su dolor. El espectáculo fue dantesco y, hoy en día, un ejemplo de mal periodismo.Otro ejemplo de telebasura fue el tratamiento del juicio a Dolores Vázquez por el asesinato de Rocío Wanninkhof. Un jurado popular la condenó casi sin pruebas, pero el juicio paralelo en las cadenas fue vergonzoso. Dos años después cogieron al auténtico asesino y María Teresa Campos se vio obligada a pedir perdón en su programa.Lo mismo sucede estos días en el caso del asesinato del pequeño Gabriel Cruz. ¿Son necesarias tantas horas de morbo barato? ¿Tantos directo ‘sesudos’? ¿Necesitamos regodearnos tanto en el dolor ajeno?

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttps://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.