Del frikismo al arte reivindicativo

23

04 2018

Gemma Marchena . En el primer programa de Factor X apareció una pareja inaudita que cantó la canción ‘Cómeme el donut’. Hasta aquí, lo normal dentro del frikismo habitual de la selva televisiva. Pero ay, estos primos raros son hipnóticos y esa danza urbana que a mí ya se me queda lejana tiene un algo que no sé qué. Ese ritmo latino-urbano-trash que a los que nacimos antes de 1985 nos parece tan exótico, tiene hasta trasfondo y todo. Resulta que Lapili es en realidad una estudiosa de las danzas urbanas, especialmente de la cultura jamaicana. Y además, diseñadora de moda de artistas underground, que no duda en tirar hacia el upcycling (es decir, darle una segunda vida a cualquier prenda reconvertida), se ha inventado un tela y ha creado el visón vegano con fibra de junco, al estilo del Antiguo Egipto. Su primero, Jirafarey es filósofo y poeta premiado en la Bienal de Milán. Ambos se enfundan en los ritmos urbanos y latinos, que no parodia sino que se apropia de las formas y el estilismo para hacer una reivindicación feminista de lo más alimenticia. A mí, desde luego, me tienen fascinada.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttps://ultimahora.es

1 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. manumenorca #
    1

    … frikismo? vale… pero para frikismo, los desfiles del orgullo católico que montan cada semana santa los crédulos cofrades, paseando un muñeco de yeso en taparrabos cubierto de llagas sanguinolentas, a menudo acompañándolo de penitentes con un cucurucho en la cabeza y flagelándose la espalda con hebras lacerantes… luego se quejan algunos de un tío bocaabajo bailando reggueton con un donut gigante… si es lo mismo!



Tu comentario