Crímenes horribles

15

05 2018

Alfons Marti . DKISS ha apostado por la fórmula de meter al espectador en la mente del criminal, con Pecados mortales y Un asesino en la familia. Se trata de reconstruir actos criminales reales. Sin duda, tiene gancho, desplegando técnicas de exposición hábiles: sangre, intriga y confusión de identidades o detalles de conducta. Como evasión, un producto acertado. Sin embargo, la fórmula más bien adapta la mente criminal a la del espectador y no a la inversa, simplificando la realidad. De entrada, los monstruosos crímenes de la historia, obra de la organización y la política, no aparecen. Además, los ‘pecados mortales’ es un código de la tradición medieval que enseñaba a no ser perezosos ni glotones porque esos pecados impedían una vida libre o la salvación del alma, pero no eran motivo necesariamente de crímenes monstruosos. Cuando se expone el caso de Valeria Martin, con probable psicopatía narcisista, que buscó a una banda de ultras para asesinar a su compañero, es curioso que se atribuya el crimen a la pereza. La sofisticada reconstrucción podría ir acompañada de más profundidad y también simplicidad, aunque eso creara una distinción tajante entre realidad y ficción.

Etiquetas: , ,

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttps://ultimahora.es

Tu comentario