Alargar por alargar

15

06 2018

M.Lluc Garcia Terrades . Las segundas partes nunca fueron buenas. Este dicho tan peculiar se puede aplicar a muchas cosas de la vida, entre otras a las series. Eso me ha ocurrido con Por trece razones.
El drama adolescente me llamó tanto la atención que en tres días me terminé toda la primera temporada. Las cintas en las cuales Hannah Baker explica los motivos de su suicidio, es una idea tan original que no podía dejar de verla hasta descubrir la verdad. Sin embargo, con la segunda temporada no me ha pasado lo mismo. Para empezar, hace casi un mes que la comencé y todavía no la he terminado. Llevo más de la mitad de los episodios, pero esta nueva trama no me termina de convencer. Todo gira entorno al juicio de la joven que se quitó la vida. Se repiten muchas secuencias de la temporada anterior y eso provoca que los episodios sean rutinarios y pesados.Hay veces, que por mucho éxito que haya tenido una serie, se tiene que frenar porque la historia no da más de sí. El problema es cuando ocurren cosas como en Por trece razones, que al haber querido alargar la historia lo que se ha conseguido es perder la magia del principio.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttps://ultimahora.es

La publicación de comentarios está cerrada.