Sánchez

04

06 2018

Emili Gené. Los días previos a la moción los distintos programas que TVE dedica al análisis político fueron todavía más monolíticos de lo habitual. Aterrizaron más periodistas antipodemitas y anticatalanistas para sentenciar que la moción no podía salir. Unanimidad. Y al día de salir el diagnóstico no podía ser más catastrofista. Periodistas tibios o prosocialistas como Antonio Papell fueron laminados por implacables como Carmen Tomás o Carlos Dávila. La televisión pública, una extensión del argumentario gubernamental. Un clásico, que solo fue cuestionado en la era Zapatero. Veremos si a Sánchez le da tiempo a cumplir su promesa de rebajar la tendenciosidad que sigue presidiendo otro Sánchez. José Antonio Sánchez, presidente de RTVE, que reconoce que aparece en los papeles de Bárcenas (una minucia: «Yo no estoy en los papeles de Irán, donde se cuelga a los homosexuales» declara con orgullo en el Congreso), minimiza las protestas de los profesionales de la cadena, cuyo consejo de informativos exige su dimisión, o reparte sobresueldos a los directivos por la cobertura del 1-O. Mientras, las cloacas de Interior solo se vieron en las teles catalana o vasca. Y en IB3.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttps://ultimahora.es

Tu comentario