Pesadilla en bucle

06

08 2018

Gemma Marchena. Tal cantidad de canales requiere contenidos de agluna u otra manera.Las reposiciones sonconstantes en determinados canales y si tienen éxito, no digamos ya. Es el caso de Pesadilla en la cocina, en su versión española, donde Alberto Chicote recorre los restaurantes y bares más dudosos, previa llamada de auxilio de sus dueños. Y éste es un detalle importante: son los mismos propietarios los que llaman al chef y a su equipo para que rescaten el establecimiento. Malas prácticas en la cocina, una sala donde reina el caos o la dejadez absoluta, empleados difíciles, gestores sin sentido común… Esos suelen ser a grandes rasgos los problemas que atañen a los restaurantes. Tras los toques de avrita mágia de Chicote, el problema queda resulto. O no. Y es aquí cuando entran en juego las reposiciones: a veces los problemas de los participantes del programa son tan catastróficos que por mucha mano de pintura y autoayuda se les aplique, la mala publicidad les salpica de por vida. Hace días se creó una asociación de daminificados de Chicote. A la vista está que no todos quedaron contentos con los resultados.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttps://ultimahora.es

Tu comentario