Franja infantil

12

11 2018

Alfons Martí. Si uno se satura de la programación adulta, puede llegar a desear escapar hacia televisiones de otros planetas o a la franja infantil. Como esta última opción es más asequible, yo mismo lo experimenté y no con malos resultados. En general, aún no está colonizada su franja ni de tertulias sin sentido, maledicencia social, vida social, series aburridas o ficción reiterativa o ideológica. Si uno busca imaginación y momentos cómicos o humanos, algo se puede pescar. Primero están los dibujos. Hay algunos que satisfacen gustos poco infantiles, como Los Simpson. Es curioso que el canal Boing ofrezca una programación infantil opuesta la la adulta de su hermana Telecinco. Se agradece. En series como Somos osos aún vemos a personajes que no se amoldan ni se adaptan a lo que choca con la sencillez y personalidad. Una lección de libertad ante las exigencias de ser lo que uno no es en aras del éxito. O los inolvidables y siempre refrescantes momentos de Buggs Bunny, pícaro e irónico ante sus enemigos. Porque lo que gusta al público infantil es lo más inesperado y no es fácil satisfacer tan exigente demanda, pero sí posible.

Acerca del autor

Telele

Otras entradas por

Sitio web del autorhttps://ultimahora.es

Tu comentario