Archivos en ‘Amaya Michelena’.

Los suecos tristes

Amaya Michelena. Cuando uno tiene poco tiempo para dedicarlo a ver la tele, la solución para no alejarse demasiado del género es abonarse a una plataforma de pago para poder seguir las series enlatadas. Así disfrutamos de algunos productos que valen la pena y catamos otros que ni fu ni fa. Entre estos se encuentra Modus, una ficción sueca que se basa en los típicos libros de asesinos en serie tan de moda en aquellas tierras heladas. Modus, que sólo tiene ocho capítulos, sigue a la psicóloga y criminóloga Inger Johanne Vik, una mujer solitaria y rara, con dos hijas y poco tiempo para sí misma, porque la mayor es autista. Su experiencia en el FBI norteamericano la convierte en la cómplice idónea del poli que lleva el extraño caso de un loco que se dedica a asesinar homosexuales con una frialdad pasmosa. La misma que exhiben en esta serie todos los personajes, seguramente porque son suecos. Apenas transmiten sentimientos, como le ocurre a la pequeña Stina, la niña testigo del primer crimen, incapaz de manifestar lo que siente por el autismo que padece. Una lástima la poca empatía que generan todos ellos, porque la trama es atractiva.

14

06 2017

Las tertulias sin rivales

Amaya Michelena. La infatigable Ana Pastor lideraba Los desayunos en la televisión pública hace unos años. Con ella el nivel informativo y, sobre todo, el tono de las entrevistas, derrochaba nervio, polémica y ganas de saber. Lo que es el periodismo, vaya. Gracias a esa energía y al ejercicio del buen oficio, el programa logró audiencias millonarias. Hasta que la echaron, con la llegada del Partido Popular al poder. Luego ocupó su puesto María Casado, que el año pasado fue desplazada hacia el programa siguiente, La mañana, que se ha convertido en un batiburrillo de crímenes, sucesos y asuntos sangrientos para mantener entretenidos a los jubilados y bien elevado el nivel de miedo generalizado en la mente colectiva. Pero volvamos a Los desayunos. Allí reina ahora Sergio Martín, un tipo soso y sin carisma que conduce una tertulia informativa en la que es imposible sacar jugo, porque todos los invitados cantan la misma canción. El periodismo es otra cosa, tiene que haber debate, análisis, puntos de vista… y aquí sólo hay acuerdo y sumisión a los postulados oficiales. Lo políticamente correcto campa a sus anchas mientras la audiencia busca el mando para cambiar de canal.

Etiquetas: , ,

10

04 2017

Mi conspiranoico favorito

AmayaMichelena. El Canal Historia ha ido degenerando y ya introduce más contenidos tipo locos por los coches, ángeles del infierno y los inefables personajes de El precio de la historia, que están a todas horas. Los más ortodoxos aficionados a la historia dirán que también abundan los programas sobre alienígenas, buscadores de ovnis y cosas por el estilo.Y es cierto. No es que sean contenidos estrictamente históricos, pero molan. Por lo divertido de los planteamientos, por los disparates que se pueden llegar a escuchar y porque, a la postre, siempre es interesante ver a personas que se cuestionan las cosas, que se hacen preguntas y que buscan las respuestas, sin «tragarse» a pies juntillas todas las explicaciones oficiales. Entre todos los conspiranoicos que ofrecen este tipo de programas mi favorito es Giorgio Tsoukalos, un tipo genial que recorre el mundo analizando ruinas, restos de civilizaciones perdidas y megalitos que plantean cuestiones sin resolver. No es el típico soberbio que cree saberlo todo, sino un cerebro inquieto que no cesa de preguntar, de buscar y de intentar encontrar respuestas. Muchas veces no lo consigue, claro, pero su carisma salva el show y te deja buen sabor de boca.

22

09 2016

Cosas de otro mundo

Amaya Michelena. La proliferación de canales basurilla propicia que podamos tener acceso a otros mundos, inverosímiles, que creíamos inexistentes. Pero sí, existen, y aunque seguramente en buena medida se nutren de exageraciones, leyendas urbanas y postureo, lo cierto es que a veces nos dejan con los ojos como platos. Programas del estilo de Tú ensucia que yo limpio, nos presentan a enfermos mentales obsesionados por la limpieza que deben enfrentarse a guarros empedernidos que viven entre basura tan felices como cerdos en sus pocilgas. Estaba embarazada y no lo sabía cuenta casos supuestamente reales de chicas tan increíblemente distraídas que se pusieron de parto sin saber que estaban preñadas. Chapuzas estéticas es quizá el más increíble de todos, pues desfilan por la pantalla toda clase de engendros espantosos que se sometieron a tantas cirugías estéticas que se convirtieron en auténticos monstruos. El truco de estos canales es que pretenden mantenerte enganchado a sus disparatadas propuestas para poder bombardearte con publicidad durante eternos minutos, cortando el programa cada dos por tres. Una verdadera tortura quizá más insoportable aún que intentar comprender qué les pasa por la cabeza a todos estos.

15

09 2016

Decoración y espectáculo

Amaya Michelena. Los apasionados de la decoración tenemos en el canal De Casa un baúl lleno de tesoros. Un canal temático como éste necesariamente debe nutrirse de producción propia y también de mucho programa realizado en el exterior. En este caso el maná procede de Canadá –del canal HGTV–, donde los temas decorativos y arquitectónicos están de modísima desde hace décadas. La gran ventaja para las personas atareadas es que este tipo de espacios suelen ser breves, entretenidos y muy instructivos. Lo que interesa es divertirse y descubrir trucos y fórmulas que poder trasladar al propio hogar. Y los canadienses lo bordan. Lo mismo la simpática Candice Olson que la pizpireta Samantha Pynn o los gemelos Scott conforman un show dinámico, efectivo y didáctico, que nunca cansa. Pero, ay, cuando se trata de programas nacionales la cosa cambia.Y ahí se ve la falta de formación o de bagaje de nuestros guionistas. A pesar de que decorativamente algunas soluciones están muy bien, el resultado del programa suele ser cansino, lento y sin gracia, a pesar de que intentan introducir gags humorísticos con calzador. Tampoco ayudan los profesionales españoles, buenos decoradores pero no estrellas televisivas.

26

09 2015

Cameron en la carnicería

Amaya Michelena. James Cameron es uno de los directores más exitosos de las últimas décadas y no es extraño que Tele 5 haya querido ofrecer una programación especial dedicada a su figura y a su obra, incluyendo la emisión de sus dos películas más taquilleras, Avatar y Titanic, además de un documental sobre la gestación de la primera de ellas, ahora que comienza el rodaje simultáneo de sus tres secuelas futuras. La idea es excelente, porque permite recuperar aquel ambiente decadente y romántico del naufragio más famoso de todos los tiempos y la atmósfera hippy new age del planeta Pandora. Así que todo correcto. ¿Seguro? Pues no, claro que no. Siempre tiene que haber una pega y en Tele 5 son expertos en ello. El cine puede considerarse un mero entretenimiento, incluso un negocio, pero también es un arte y como tal debe respetarse su formato. ¿Qué ha hecho Tele 5? Como en una carnicería, ha decidido seccionar las películas –que son larguísimas, todo hay que decirlo– en varios trozos y ofrecerlas en días consecutivos. Así que podemos ver Avatar en dos entregas y después Titanic en otras dos. Todo de un tirón (me temo que bien trufada de publicidad) y desde las 22.30 hasta las 2.25 horas. Lo de siempre, para vampiros.

13

11 2013

Tacaños extremos

Amaya Michelena. Antaño cuando uno sintonizaba cualquier canal especializado en documentales encontraba habitualmente temas sobre naturaleza, historia, ciencia o sociología. Ahora la cosa ha cambiado radicalmente, ignoro la razón, aunque me temo que los asuntos históricos o filosóficos, más profundos, no generan suficiente audiencia en una sociedad formada mayoritariamente por analfabetos. Así que el cambio de rumbo nos ofrece novedades poco educativas, pero ciertamente curiosas, como todo un aluvión de documentales dedicados a peculiares personajes –barbudos– que se dedican a comprar trastos viejos en subastas o a recuperar más trastos viejos en viejísimos graneros del agro norteamericano. O lo último que he descubierto y que de verdad me ha hecho reír: ‘Tacaños extremos’, reportajes dedicados a mostrarnos cómo la gente más miserable ahorra céntimos en las cosas más peregrinas y organiza su vida alrededor de una tacañería inverosímil. La cosa tiene gracia, por lo patético que resulta, pero yo sigo prefiriendo disfrutar con las visitas a las mansiones de los Hamptons, donde personas cultas, educadas, refinadas y de gusto exquisito muestran sus elegantes casas.

02

11 2013

Preadolescentes noctámbulas

Amaya Michelena. Los padres que tenemos hijas preadolescentes estamos condenados a tener prácticamente a todas horas sintonizado el canal de Disney porque la todopoderosa productora norteamericana ha sabido como nadie dar en el clavo a la hora de convertir a chicos y chicas en ídolos de multitudes infantiles. El fenómeno del niño prodigio es su hábitat natural y saben explotarlo hasta la extenuación en forma de series de televisión, discos, conciertos y merchandising que causa furor. Detrás de la meteórica carrera al calor de Disney van quedando las cenizas de los que un día fueron estrellas de la casa, unos con más fortuna que otros. Ahora la protagonista del culebrón de turno es Violetta, una chavala argentina más bien sosita que estrena la segunda temporada del serial anunciando conciertos por todo el país y vendiendo camisetas, mochilas, cuadernos y bolis para la vuelta al cole.Un negocio redondo basado en la clásica premisa de «quien tiene un sueño debe perseguirlo hasta triunfar» que, sin embargo, adolece del defecto de siempre en este país: el horario. Si la serie está destinada a niñas de siete a diez años, ¿por qué se programa a esas horas? ¿No es más saludable mandarlas a dormir más temprano?

Etiquetas:

27

09 2013

Desigualdad de género

Amaya Michelena. Resulta curioso que una sociedad que reclama desde hace décadas –la revolución de los 60 queda ya lejos– la igualdad de género e incluso lucha por la desaparición de la ridícula segregación de colores y juguetes entre niños y niñas, decida a estas alturas del siglo XXI crear canales de televisión específicos para hombres y para mujeres. Los contenidos, claro, se supone que van dirigidos a satisfacer las preferencias del público concreto que se sentará ante la pantalla. Veamos. Documentales de «a ver quién hace la burrada más gorda» para ellos, contra realities sobre vestidos de novia para ellas; espacios deportivos para ellos, contra programas de cotorreo marujil para ellas; «Billy el exterminador», sobre bichos y ratas, para ellos, contra «guerra de suegras» para ellas; historietas de camioneros en apuros para ellos y decoraciones y reformas del hogar para ellas.
Es decir, la natural evolución ¿adulta?de las barbies rubias de melena interminable con sus modelitos que las niñas vestidas de rosa piden a los Reyes Magos y los camiones, submarinos, armas y monstruos varios que los chavales brutos y vestidos de azul encuentran bajo el árbol de Navidad.

Etiquetas: ,

17

08 2013

Un ejemplo

Amaya Michelena. Tengo tendencia a no ver la tele en el horario habitual y prefiero disfrutar de las series y del cine enlatado, en las plataformas de pago, a la hora y con la periodicidad que elijo yo. Sale más caro, pero evito el sufrimiento innecesario de la publicidad y la pérdida irremediable de horas de sueño. Sin embargo, este verano he hecho una excepción y he pasado bastantes ratos delante del televisor disfrutando del espectáculo de los Juegos Olímpicos. Londres, como siempre, emocionante, y el deporte, por una vez, también. Porque nos libraron del siempre presente y aburrido fútbol para ofrecernos algo más. Mucho, variado e intenso. Las retransmisiones han sido impecables, igual que la organización del evento. ¿Sorpresas? Pues sí. Que hemos podido conocer a personas de carne y hueso que nos demuestran que otra generación es posible y que otra España es posible. El chico del taekwondo, por ejemplo, Nico García, un joven canario de 24 años que no sólo es subcampeón olímpico en su disciplina, sino que además se saca la carrera de Arquitectura, una de las más difíciles. Con jóvenes así, ¿por qué la tele está llena de chusma que sólo sabe hacerse tatuajes y piercings y chapurrear mal en su propio idioma?

16

08 2012