Archivos en ‘Javier J. Díaz’.

Empeños para pijos

Javier J. Díaz. Cuando una fórmula funciona, se repite hasta que deje de funcionar. Entonces, se mete en un cajón y se guarda hasta que pasen los años, cuando se saca y se vuelve a probar de nuevo. Esta es la historia de muchos formatos televisivos. Uno de ellos, el de casas de empeños, pasa desde hace unos años por su máximo esplendor. En ese auge ha llegado a España Empeños en Beverly Hills, versión VIP de Empeños a lo bestia. En pleno barrio del ‘Príncipe de Bel Air’, el programa muestra las excentricidades (para el resto de los mortales) que suceden en Dina Collection. El local es un negocio de empeños en el que las celebridades y no celebridades venden objetos de Hollywood que valen millones de dólares (o eso pretenden cuando van a buscar la tasación). Los objetos pueden ser muy llamativos para el espectador: la carta que recibía Harry Potter para ingresar en Hogwarts, el traje de Teen Wolf de Michael J. Fox, pianos de Elvis, joyas de Elizabeth Taylor, el storyboard de Indiana Jones…
Ver cómo intentan colar excentricidades del celuloide actual resulta interesante, sobre todo por el background de cada objeto. Pero más aún ver cómo los tasadores no le dan el valor que los clientes esperan, y levantan la liebre, reflejada en sus caras.

10

03 2017

Háztelo mirar

Javier J. Díaz. El intermedio demuestra una vez más que es un programa comprometido. En una semana copada por una noticia viral y triste sobre un autobús que se paseaba promoviendo mensajes de desigualdad de derechos entre las personas, el programa de La Sexta ha dado un paso adelante para luchar contra este tipo de actitudes. El espacio presentado por el Gran Wyoming ha anunciado que en los próximos días impulsará un autobús con mensajes en defensa de los derechos LGTB. Esta iniciativa es un claro ejemplo de programa que no solo informa, sino que también hace una televisión comprometida, pese a quién le pese. Aunque cada vez es más difícil encontrar esa televisión comprometida, didáctica, que informe y apueste por dar voz a todos los colectivos , aún sigue habiendo espacios que aparcan el cotilleo, el amarillismo, la promoción de personajes famosos y las banalidades de la sociedad, y se implican en iniciativas que vayan más allá de la propia televisión y salten a la calle.
Los contenidos al fin y al cabo son una gran arma para luchar contra las injusticias y promover el auge de derechos a los que todas las personas deben tener acceso. La televisión puede ser un buen canalizador de esos contenidos, como sucede en este caso. Un +1 al programa, que encima enfoca con humor algo que en el siglo XXI es realmente un drama.

03

03 2017

Estrellado

Javier J. Díaz. En televisión es muy difícil inventar y sorprender, así que lo más fácil es copiar lo que funciona. Eso es lo que hacen habitualmente las cadenas españolas cuyas adaptaciones copan las parrillas, sobre todo la de las cadenas de TDT. En este sentido, hace unas semanas comenzó en DKiss Desnúdame, un reality en el que dos personas tienen una cita durante media hora en una cama, semidesnudos, con el objetivo de ver si encajan para seguir la cita, ya sin cámaras. Apasionantemente innecesario. La apuesta es una copia de un formato que ya se ha hecho en otros países y que desde el inicio promete descaro, morbo y sexualidad como arma arrojadiza para llamar la atención del espectador. Sin embargo, se ha quedado corto, si es que en algún momento ha pretendido tener algo de eso. ¿La razón? Desnúdame llega tarde tanto al mundo de los realities de las citas a ciegas como al de los desnudos. No innova en nada. Y encima en una televisión nueva y de poca cuota de pantalla. Lo tiene todo para fracasar, incluida la falta de originalidad y calidad, totalmente ausente. Las pruebas que les ponen a los concursantes encima del colchón son ingenuidades obvias y ellos mismos son oportunistas venidos a menos intentando ridiculizar a su compañero de cama. Desnúdame es un formato que nace ya estrellado, por muy rompedor que intenten ser. Por no romper, no rompe ni la ropa.

Etiquetas: ,

10

02 2017

Parece mentira

Javier J. Díaz. En la televisión, a veces todo parece mentira. Para que cada persona pueda extraer sus propias conclusiones es muy recomendable pasarse un día entero viendo los docurealities de DKiss o Mega, cadenas hechas para el entretenimiento a cualquier precio. Mega programa en su parrilla (cinco y seis veces seguidas si es necesario) el espacio Restaurante Indiscreto. Este espacio propone descubrir a dueños de negocios de restauración las razones por las que su restaurante está fallando. Y lo hace de un modo curioso: infiltrando a un equipo de personas dentro de él mientras ‘forran’ de cámaras-espía todo el local. El bucle es siempre el mismo: un señor con problemas en su negocio y dudas sobre sus empleados (el restaurador) pide ayuda a otro señor con bigote (el conductor), que acepta encantado. A continuación, infiltra a su equipo y le muestra en directo lo que está pasando, desenmascarando así a los empleados (o actores). El problema es que a veces los empleados son tan descarados y poco discretos que solo les falta mirar a la cámara oculta y guiñar un ojo cuando se meten dinero en el bolsillo delante de todos. El caso es que roban escandalosamente y el dueño nunca se huele nada, por lo que el drama está servido al final de cada capítulo cuando los pescan con las manos en la masa. Todo tan forzado que parece mentira.

03

02 2017

Adulterio TV

Javier J. Díaz. Dkiss empieza fuerte en 2017. En una época en la que los televidentes son tan infieles dentro como fuera de la televisión, los denominados ‘docurealities’ se abren paso en las parrillas, viviendo así una edad de oro en cuanto a la temática de las infidelidades. Si la semana pasaba recomendábamos ver Crímenes pasionales para estar advertidos de lo que puede pasar si alguien se casa con un/una psicópata, hoy seguimos en casi la misma línea recomendando el estreno del pasado lunes en DKiss: Alta infidelidad. Esta producción italiana reconstruye casos reales de adulterio para explicarlos desde tres perspectivas que no tienen desperdicio alguno: el que engaña (conocido popularmente como infiel), el engañado (la pareja y normalmente la víctima) o el cómplice (el habitual amante, tercero en cuestión). En pocas palabras, un arriesgado análisis de la televisión como herramienta didáctica, explicando las consecuencias de cometer adulterio en el siglo del poliamor. Pero el espacio de DKiss va más allá y no se queda solo en los hechos, sino que ahonda en las consecuencias posteriores del propio relato, indagando en si hubo perdón y reconciliación feliz o castigo eterno salpicado de venganza.

13

01 2017

Corneados y ‘cuerneados’

Javier J. Díaz. Los seres humanos han enloquecido definitivamente. Y la serie americana Crímenes pasionales lo ha confirmado. Demuestra las locuras que llegan a hacer las personas cuando su pareja o ellos mismos cometen una infidelidad. Algo que puede ser exótico, apasionante, divertido, desgarrador o doloroso puede llegar a convertirse directamente en un asesinato a sangre fría. Lo dicho, locura. El programa documental incluye testimonios de las personas del entorno e imágenes del crimen, además de opiniones de jueces o policías que intervinieron en el caso cuando sucedió. Bien documentado, también es muy entretenido, aunque las reconstrucciones son un poco forzadas y los actores que participan siempre son más guapos y estupendos que en la realidad, lo que le resta credibilidad a la historia. Crímenes pasionales aglutina crímenes de todos los tipos: para cobrar un seguro de vida, simulando un accidente casero, un robo, una enajenación mental o, incluso, una extorsión a otra persona para que mate a su pareja. Merece la pena prestarle atención solo por ver cómo piensan algunas mentes.

07

01 2017

Cuando no sorprende

Javier J. Díaz. Cuando no sorprende nada y aburre todo. Ese es el verdadero espíritu de El Hormiguero, que ha acabado siendo una caricatura de sí mismo, modelado por el propio éxito de su formato y perdido en lo opuesto a la originalidad y la naturalidad.El programa de Pablo Motos no para de explotar fórmulas copiadas de formatos de otros países que supusieron el éxito. Lo último, son los falsos enfados de sus entrevistados. Lo dicho, un hormiguero de la naturalidad. La pregunta debe ser si cuando tienes un programa como ese no tienes mejor contenido que fingir enfados de tus invitados para llenar 15 minutos y conseguir audiencia y que se hable de tu espacio los días posteriores en los medios.  Belén Rueda y Ricardo Darín el pasado junio, Antonio Resines esta misma semana… ¿Quién será el próximo? ¿La propia Pilar Rubio? Seguro que nadie se lo espera. En cualquier caso, la responsabilidad no es del propio programa, ni de la cadena, ni del equipo, sino de esa audiencia fiel que exige tan poco, cada vez menos, y que desea, visto lo visto, que la traten como ingenuo. Al parecer le gusta. Y mucho.

09

12 2016

Diario de un nómada

Javier J. Díaz. A los que les gusten los programas de aventuras y vivencias en todas las partes del mundo, deben fijarse en Diario de un nómada, el programa que cuenta los viajes del Gulliver español más actual, Miquel Silvestre, que encima va en moto.
En esta edición de su programa está recorriendo parte de África con final en Dakar, en una ruta que no tiene desperdicio por las condiciones e inclemencias con las que se está encontrado en el continente africano cada paso que da. Recién pasado Marruecos, está inmerso en Mauritania, desde donde el pasado domingo él mismo pudo explicar un poco de historia reciente de España contada, tras su paso por Villa Cisneros, actual Dajla en el Sáhara Occidental, que tantos lazos tiene con España, para muchos olvidado por completo. Diario de un nómada no pretende alterar ninguna realidad, solo contar diferentes realidades desde la perspectiva de un viajero que apenas para en las ciudades, y que las ve de pasada, como él mismo cuenta, sin ninguna necesidad de convertirse en un ‘Callejeros sensacionalista’ que tanto daño ha hecho a los destino turísticos, explotando todos sus tópicos hasta la extenuación de la imaginación.
Media hora en la que se puede ver cómo siguen partes del mundo totalmente diferentes a la que nos envuelve, sobre todo esta temporada, la cuarta, tras recorrer América y el Medio Oriente.

02

12 2016

Fin del granjero

Javier J. Díaz. El martes concluye el reality sobre granjeros que buscan el amor de su vida en un concurso de televisión. Ediciones pasadas funcionaron mucho mejor y no tuvieron que acabar por la puerta de atrás, acortando el formato y adelantando una gran final que sabe a corte rápido. Le ha costado mucho a este formato funcionar esta vez. Pero, ¿por qué? Las razones hay que buscarlas en el cambio más importante de esta edición: el presentador. De la cálida, popular y simpática Luján Argüelles se ha pasado al tildado de chulo y machista Carlos Lozano, que en vez de estar participando en los 15 años de OT ha estado desde su casa viendo cómo Cuatro precipita el final del reality. Además, Granjero no ha funcionado porque en vez de modernizarse, ha vivido presa de los tópicos machistas, convirtiendo a la mujer en ganado, respetando más a las vacas que a ellas mismas. Así como en otras ediciones ha habido algo de química entre los concursantes, esta vez, ni eso. La vuelta de La que se avecina los lunes le hizo mucho daño y tuvo que pasar al martes. El machismo exacerbado de su contenido ha acabado rematando a un programa cuya próxima edición tendrá que cambiar mucho.

04

11 2016

Deseos de calor y viento

Javier J. Díaz. El domingo, RTVE retransmite el Campeonato Mundial de Ciclismo en Ruta, este año en Doha (Catar), una prueba que suele ser larga, dura, y que tiene a los espectadores muchas horas delante de la televisión esperando a ver quién es el nuevo campeón del mundo en la prueba Élite Masculina. Pero que los amantes del deporte en el sofá no se froten aún las manos porque este año puede ser todo un poco raro y en el peor de los casos, muy aburrido. Si Catar es un país artificial y desértico, Doha es una capital desordenada y fea, con poca personalidad y plagada de edificios estándar que dan la sensación de que siempre estás en el mismo sitio. Muy plano, el recorrido parece que no presentará emociones sobrenaturales, a no ser que el viento y el calor hagan su aparición y revienten la carrera. Sin frío, sin lluvia y sin cuestas, solo el calor y el viento pueden hacer que la emoción sea la verdadera protagonista de esta carrera. Quitando un tramo que tendrá adoquín urbano, por supuesto, también artificial, no habrá sobresaltos. Así que los que esperen una carrera como la de los pasados JJOO de Río, o las de las clásicas de la UCI WorldTour, que vayan a ponerle estos días velas al Crist de la Sang, que aún hay tiempo.

13

10 2016