Entrada etiquetada ‘A3’

Más TDT

10

08 2015

Un error de tramitación obligó al Gobierno a anular licencias TDT que llevaban años emitiendo, por lo que desde hace unos meses han desaparecido de nuestras teles, para sustituirlas por seis nuevas licencias que van a adjudicarse como mucho en octubre. La puja ha sido de lo más elitista por los requisitos impuestos (seis millones de euros de garantía y casi ocho de volumen de negocio) y ya se han filtrado las primeras listas de presuntos ganadores. Entre los aspirantes figuran algunos de los principales actores de la derecha mediática (Vocento, 13TV…) y otros poderes fácticos, de El Corte Inglés a Real Madrid, sin obviar al omnipresente Prisa y la irrupción de un grupo joven como es Secuoya, que aspira a dos licencias. Por supuesto también están Atresmedia (A3, La Sexta) y Mediaset (Telecinco, Cuatro). Parece que se caerán Prisa (argumento oficial: castigados por haber vendido Cuatro) o El Corte Inglés (por debilidad del proyecto). Por si acaso, la gente de Atresmedia ha rebajado el acoso al Gobierno que lideraban programas de La Sexta como ‘Salvados’ o ‘El intermedio’, con desaprobación de la audiencia. La Sexta pierde espectadores de forma sostenida. Tregua estival.

El blando corredor rojo

24

07 2015

Urko Urbieta. The Flash, que A3 estrenó el lunes, demuestra que el subgénero de superhéroes está más de moda que nunca en televisión: Arrow, Daredevil, Agentes de Shield, Gotham o Agente Carter lo corroboran. El personaje, presentado a la sombra de Arrow, de la que A3 ha emitido ya dos temporadas, difiere de esta en el tono. Oliver Queen, protagonista de Arrow, es más oscuro y su mundo más tétrico –siguiendo el tono del Batman de Christopher Nolan–, mientras que el protagonista de The Flash es un joven encantado con sus poderes y por tanto, su universo mucho más luminoso.
La serie nos presenta a Barry Allen (el actor Grant Gustin), que trabaja en la policía científica de Central City. Se crió con el detective West y su hija Iris –su interés amoroso y, por supuesto, el gran punto débil de la serie–, después de que su madre fuera asesinada por una fuerza misteriosa y su padre (interpretado por John Wesley Shipp, el Flash de la serie de los 90), acusado del asesinato. Su vida cambiará cuando la explosión de un acelerador de partículas le convierta en el hombre más rápido del mundo. El problema es que el desastre también ha dotado de poderes a mucha gente indeseable. En mi opinión, y no voy a pasar del primer episodio, la serie es tan blandita que no he podido conectar con ella. Para héroes, me quedo con el arquero verde de Arrow, que da mil vueltas al corredor rojo.

Etiquetas: , ,

A un paso de la final

12

07 2015

Urko Urbieta. Mañana finaliza el nuevo Pekín Express de A3 y el resultado final ha sido muy digno. Esta mezcla de reality, docudrama, programa de viajes y de aventuras debe ser el único espacio de este tipo que el público puede ver sin sentir vergüenza ajena; solo hay que echar un vistazo al Supervivientes de Telecinco para ver la abismal diferencia. Las claves del buen rendimiento de esta edición pasan por una realización excelente, como es habitual en este formato, con una ruta verdaderamente atractiva, recorriendo Myanmar, Singapur y Malasia. Cristina Pedroche ha sido una ‘directora de carrera’ que ha ido de menos a más: gana enteros en su forma de relacionarse con los concursantes, pero pierde a la hora de dar empaque a la carrera. Sin olvidar el casting, auténtica clave para el éxito del espacio, que ha sido excelente: los ‘gemeliers’ de Badajoz, con sus continuos enfados y su juego ‘sucio’, han sido un descubrimiento, así como las controvertidas canarias y la pareja de desconocidos, formada por Aitor y Charo, el corazón de la edición. Entonces, ¿estamos contentos con la Ruta de los Mil Templos? La semifinal del lunes fue un jarro de agua helada. Dejar a un paso de la gloria al vasco y la gaditana, que nos han dejado los mejores momentos de la edición, ha sido doloroso. Hasta la Pedroche se emocionó. Que ganen los cuñados o los pivones canarios ya importa menos. Pero, por favor, que Atresmedia produzca una nueva edición.

Me bajo en esta parada

09

07 2015

Urko Urbieta. Cocinar en tres metros cuadrados sobre ruedas no resulta nada televisivo. Al menos eso me quedó claro después de ver el primer programa de Cocineros al volante, que la Pública estrenó el martes, intentando aprovechar el exitoso final de Masterchef y la moda de los ‘food trucks’ –camionetas que venden comida preparada en el mismo vehículo– , que están causando furor en todo el país.   El nuevo concurso de La 1 se diferencia únicamente del programa conducido por Eva González, o el Top Chef de A3, en que se desplazan en una caravana por toda la geografía. Por lo demás, se repiten los patrones de agobios, disputas y momentos de tensión forzada. Las críticas, al menos en el primer programa, han brillado por su ausencia. Y la prueba de preparación del ‘cachopo’ fue muy criticable. Parecía más una película catastrófica que un concurso de cocina. El jurado, compuesto por Álex Alcántara, responsable del equipo culinario de Masterchef, y el chef Íñigo Pérez Urrechu, son uno de los muchos problemas de este espacio: no dan la talla, ni parecen estar cómodos en el papel. Lo mismo ocurre con su forzadísima presentadora, Paula Prendes. Sin olvidar alguna de las pruebas, como la de escanciar sidrina, un tanto ridícula. La sensación que me ha dejado Cocineros al volante es que parece un espacio express, poco pensado, que sólo busca aprovechar la moda de los programas de cocina. Me bajo en esta parada, ¿y ustedes?

«Maite zaitut»

02

07 2015

Urko Urbieta. Y ahora qué? Esa es la pregunta que me he hecho después de ver el capítulo final de Allí Abajo. Iñaki y Carmen se han dado el beso que todos estábamos esperando. Suponemos que el vasco se quedará en Sevilla por amor y que Don Benjumea se va al norte para… ¿conquistar a Maritxu? Está muy bien, pero no me explico cómo los guionistas podrán ofrecer 13 nuevos episodios, cuando la historia de amor se ha consumado y los chistes a costa de vascos y andaluces ya están sobadísimos. Cuando les hablé de la serie, allá por abril, señalaba que tenía serias dudas sobre si una premisa tan simple –el choque cultural entre un vasco y una andaluza condenados a entenderse– daría para mucho. Y así ha sido. Allí abajo ha tenido altibajos, pero ha sabido reinventarse, pasando poco a poco de vivir de los chistes a depender del cariño que cogemos a los personajes. Para mí, la serie es un ‘happy place’ total. Adoro a todos y cada uno de los personajes de la serie, incluso a los desaprovechados, como Trini, la directora de la clínica y némesis de Carmen, que pide a gritos más papel. El dúo formado por Bego y Maritxu, el trío de vecinas de Carmen, las enfermeras de la clínica o la cuadrilla de Iñaki. Todos son unos robaescenas profesionales. ¿Quién nos iba a decir que Allí Abajo se convertiría en una serie de personajes? A la espera de lo que nos ofrezca la nueva tanda de episodios: amor para todos.

Juguemos al Cluedo

22

02 2015

Urko Urbieta. Confieso ser fan de las series de investigación policial. Me das un caso único, un montón de sospechosos y un lugar apartado como escenario, y compro. Son efectivas, atractivas y enganchan. Hay decenas de ejemplos en Reino Unido y el norte de Europa, aunque en España este género no ha tenido presencia. Por eso me llamaba la atención Bajo Sospecha, la nueva serie de A3, creada por los guionistas de Gran Reserva, y con un reparto de peso. Pero no es lo que esperaba. La premisa, manida pero atractiva: la desaparición de una niña, Alicia Vega, durante su comunión, deja al pueblo de Cienfuegos y a su numerosa familia en un estado de tensión palpable. Hasta aquí un acto inicial impecable que plantea las bases de la serie. Es entonces cuando dos detectives se infiltran en la localidad para descubrir al culpable. Y aquí llega mi problema con la serie: ¿Tengo que creer que dos policías se hacen pasar por matrimonio para encontrar a una sola niña? En ese punto, en mi opinión, se derrumba Bajo Sospecha. No me he creído la trama. Y tampoco ayuda Yon González repitiendo el mismo personaje de siempre: ‘canalla supuestamente atractivo’. Por no hablar de esa obsesión por remarcar que TODO el mundo esconde algo y es sospechoso. Lo más destacable es la atmósfera tensa de la serie y la excelente interpretación de Alicia Borrachero, que da vida a la madre de la niña, sobrepasada por la situación. Ella está sobresaliente; el resto de la serie, sólo cumple.