Entrada etiquetada ‘Ana Pastor’

Cuando mirar al pasado es positivo

20

11 2017

Urko Urbieta. El jueves, La Sexta estrenó con éxito el nuevo programa de Ana Pastor ¿Dónde estabas entonces?, una mirada a las cuatro últimas décadas que, acertadamente, ha intentado mostrar los hechos sin blanquearlos ni ponerse negativos con la historia de España. Testimonios y hemeroteca para dejar que el espectador recuerde o vea por primera vez y saque sus conclusiones. Objetivo cumplido. El primer programa ha repasado el año 1977, quizá uno de los más importantes para entender todo lo que ha ocurrido en el Estado después. Pastor entrevistó a represaliados del franquismo, documentó la legalización del PCE y la celebración de las primeras elecciones democráticas, en las que ganó Adolfo Suárez. Tampoco olvidó recordar la tragedia de Los Rodeos en Tenerife, en el que fallecieron 600 personas en un choque entre dos aviones, así como repasar la moda, la música y la televisión del momento. Lo único que se le puede achacar al espacio de Ana Pastor es que no inventa nada nuevo, pero qué bien hecho está. Lástima que sea La Sexta la que ofrezca programas de servicio público y no TVE.

 

Retro

17

04 2017

Emili Gené. En pocos días han reaparecido en las teles varias figuras políticas jubiladas. ¿Casualidad? Me topé con Duran i Lleida, desaparecido desde hace años, presentando su libro (que no de memorias, aunque anunció que está en marcha) y contestando preguntas en Los desayunos de TVE. Repaso a su actividad parlamentaria, diferencias entre Unió y Convergència, el procés y su antidependentismo. Por supuesto, Aznar (el niño que quería ser Distefano) en la casa de Bertín. Como siempre, encantando de haberse conocido: 100.000 veces hubiese ido a las Azores por mucho que las sociedad española hubiese salido a la calle a exigir lo contrario. Ana Pastor en La Sexta entrevistó a Zapatero y sus circunloquios. Aparentes, porque como todo buen político nunca se deja sorprender. Pero el mejor programa fue el Fora de sèrie en el que Gemma Nierga consiguió el regreso de Roca. Una anguila seductora que se sinceró al estilo más británico. Personajes de la Transición, voces autorizadas que sin embargo poco desvelan. Quien sí saca petróleo es Rufián, reconvertido en VIP del De Luxe. Tiene gancho y pegada, pudo con toda la caverna que le asedió sin miramientos. Incluso Telecinco lo busca en prime time. Al fin un político que sube la audiencia.

Las tertulias sin rivales

10

04 2017

Amaya Michelena. La infatigable Ana Pastor lideraba Los desayunos en la televisión pública hace unos años. Con ella el nivel informativo y, sobre todo, el tono de las entrevistas, derrochaba nervio, polémica y ganas de saber. Lo que es el periodismo, vaya. Gracias a esa energía y al ejercicio del buen oficio, el programa logró audiencias millonarias. Hasta que la echaron, con la llegada del Partido Popular al poder. Luego ocupó su puesto María Casado, que el año pasado fue desplazada hacia el programa siguiente, La mañana, que se ha convertido en un batiburrillo de crímenes, sucesos y asuntos sangrientos para mantener entretenidos a los jubilados y bien elevado el nivel de miedo generalizado en la mente colectiva. Pero volvamos a Los desayunos. Allí reina ahora Sergio Martín, un tipo soso y sin carisma que conduce una tertulia informativa en la que es imposible sacar jugo, porque todos los invitados cantan la misma canción. El periodismo es otra cosa, tiene que haber debate, análisis, puntos de vista… y aquí sólo hay acuerdo y sumisión a los postulados oficiales. Lo políticamente correcto campa a sus anchas mientras la audiencia busca el mando para cambiar de canal.

Etiquetas: , ,

Sí es no

27

03 2017

Emili Gené Vila. Ana Pastor (‘El objetivo’) invitó a un representante de cada una de las respectivas candidaturas al PSOE que viene. Descalificaciones cruzadas, todas en nombre de la unidad y el amor al partido. Pero al menos los televidentes tuvimos la oportunidad de presenciar el debate. En otros países el tema de los debates está previsto y legislado, de forma que no depende de las ganas de tal candidato o de la estrategia decidida por su equipo de asesores. En España la cosa está peor. Hay pocos debates y cuando se hacen se revisten de un formato que encorseta el intercambio de argumentos y datos. Más que debates parecen actos institucionales, discursos en estéreo. En Balears no estamos mejor. El PP decidió que no habría debate entre las dos candidaturas para evitar una imagen de desunión. O sea que IB3 tuvo que recurrir a entrevistar a los dos aspirantes por separado. Un biombo de una semana separó ambas entrevistas. A Bauzá le tocó compartir espacio con la corrupción policial, a Company (l’amo en Biel 2) con la corrupción carcelaria. Vimos a un Company fastidiado que ni siquiera escuchó la pregunta de Sebastià Alzamora. ¿Qué hago aquí perdiendo el tiempo si voy a ganar?

Maldita hemeroteca

20

06 2016

Emili Gené. Si vemos algún fragmento de debates anteriores (me refiero a la época gloriosa de los González y Aznar que se prolonga hasta el último cara a cara entre Rajoy y Sánchez) contemplamos imágenes procedentes del pleistoceno muy anteriores al descubrimiento de la televisión. De aquella entrevista de Hermida a Juan Carlos hace solo unos años pero ya entonces parecía grabada en la era de las momias. Algo, pues, hemos mejorado. Al fin la política deja de ser un espacio reverencial celebrado con la prosopopeya de un acto militar para asomarse con timidez a las reglas de juego del código televisivo. Piqueras y Ana Blanco anestesiaron el programa pero Vallés intentó preguntar. Faltaba Ana Pastor o cualquier periodista que hiciese de tal. Cada vez que la banda de los cuatro exhibía datos y gráficos imaginaba la verificación consiguiente que se toman la molestia de elaborar en ‘El objetivo’ y podemos consultar en su web. Los debates ya no son monólogos pactados en formato blindado pero siguen dando más juego los diversos postdebates. Los más vivos y dinámicos, en La Sexta, que sube en audiencia. Se lo curran.

Jesús Cintora

14

03 2016

Emili Gené Vila. El programa tenía que llamarse ‘Cuarto poder’ pero finalmente se estrena hoy lunes como ‘Cintora a pie de calle’. Cuatro ha apostado por personalizar la marca, buscando relanzar al estrellato un presentador con gancho que puede competir con Jordi Évole. Ambos comparten un perfil de presentador campechano y provocador que con lenguaje directo destapa agujeros negros de la actualidad. Tipos que salen del plató y del estudio para confundirse con la calle o para abordar a los protagonistas de relumbrón y ponerles en aprietos. Cuatro (hermana pequeña de Telecinco) busca así seguir la pista de La Sexta (hermana pequeña de Antena 3): las dos cadenas minoritarias crecen explotando el filón de la política y sus efectos secundarios. Iñaki López, Ferreras, Ana Pastor (ayer con Snowden, pedazo de exclusiva) o Évole le han dado al debate político un ritmo moderno que atrae espectadores que no se conforman con los teletipos de los telediarios. Cintora, destituido de ‘Las mañanas de Cuatro’ hace ahora un año, es rehabilitado como si nada hubiese pasado: misterios de las estrategias corporativas. Su verbo excesivamente crítico ya no resulta peligroso sino rentable. Hay nicho, hay mercado.

Rivera &

30

11 2015

Emili Gené Vila. Pedro Sánchez se metió un día en ‘Sálvame’: había empezado la campaña electoral en televisión. Soraya bailó después en ‘El hormiguero’ y ahora Rajoy se ha hecho comentarista de fútbol (del Madrid, por supuesto) en la Cope, colleja incluida a su colaborador, o sea su hijo. Es lo que hay. Mientras, algunas cadenas pasean a los candidatos para entrevistarlos en sus programas. Wyoming, Ana Pastor, Jordi Évole, Iñaki López, Bertín Osborne o Pablo Motos. Gana La Sexta por goleada a la espera del match a cuatro (perdón, tres y medio) de Antena 3. Pasará como con Chiquito, que lo mataron de sobreexposición. Rivera o Iglesias hasta en la sopa, y encima va Monedero y acusa al líder de C’s de acudir a la tele pasado de coca. Pedíamos debate político pero esto se les ha ido de las manos, y todavía quedan tres semanas. Es el momento de recurrir a ‘Polònia’. ¿Cabría un programa así en TVE, por ejemplo? Ni por asomo. Mas, un fijo como Rajoy o Joan Tardà, pero ahora pega con fuerza el guaperas emergente (esta mirada, esta perilla) de Esquerra. Y para los que no lo hayan visto, el clip ‘Com funciona la CUP?’ No se lo pierdan. Está en YouTube.

¡Viva el campechanismo!

29

11 2015

Urko Urbieta. Los principales candidatos a la presidencia del Gobierno se han soltado la melena últimamente en televisión; bueno, todos menos Mariano Rajoy, que prefiere comentar el fútbol en la Cope antes que debatir o ser entrevistado. No tengo palabras para este despropósito. Su equipo de comunicación sabrá… Está de moda, demasiado diría yo, ser cuanto más cercano al ciudadano, mejor. Lo normal estos días es verles desayunar con Ana Rosa Quintana o merendar con María Teresa Campos en ¡Qué tiempo tan feliz! Todo por la cercanía y la campechanía, eso que puso de moda el rey Juan Carlos, el de los elefantes… Pero lo llamativo, y problemático, es que candidatos con peso a gobernar este país, como Pedro Sánchez, que puso de moda esta cercanía hace casi un año con esa esperpéntica llamada a Sálvame, opten por rechazar acudir a El Objetivo de Ana Pastor, donde tendría que hablar de su programa electoral, pero aceptar encantado vender lo ‘de clase media’ que es –aunque hizo un máster en Bruselas, estudiaba inglés en Reino Unido y veraneaba en Mallorca… sí, claro, eso que hemos podido hacer todos, ¿verdad?– con Bertín Osborne. Lo de este miércoles no fue una entrevista, fue una conversación ‘de cuñados’, de barra de bar forzada, plagada de lugares comunes, ridícula y sin sentido. Es lo que tiene preferir que te entreviste un cantante de rancheras a una periodista.

Adrenalina

09

11 2015

Emili Gené Vila. Cada programa busca o crea sus seguidores y viceversa. Aunque muchos espectadores se conforman con el ‘zapping’, otros nos quedamos en determinados canales o programas por pura empatía. Que después se transforma en inercia y hasta vicio, pero este es otro tema. Antonio Ferreras se caracteriza por darle un ritmo frenético a su discurso informativo. Como si estuviese conectado a varias exclusivas simultáneas, alterna entrevistas, comentarios, debate o primicias con una agilidad inusual, solo comparable a la que exhiben Ana Pastor los domingos o Iñaki los sábados por la noche también en La Sexta. Estos programas juegan al parlamento mediático: a un lado del presentador los tertulianos de derecha, al otro los de izquierda. Comentaristas fijos (algunos discontinuos) de la cadena, que poco tienen que ver con los que desfilan en TVE, excesivamente protocolarios y hasta casposos. Cuestión de velocidad, de reflejos, de estilo. También de diversidad. Antonio Ferreras se bate con la misma naturalidad con Marhuenda o Llamazares. Eso sí, unanimidad en el tema catalán, ¿tan difícil resulta encontrar opinadores españoles que no sean catastrofistas y sepan discurrir sin escandalizarse?

La tele en elecciones

20

05 2015

Nacho Jiménez. Encender la televisión y encontrarte a una pletórica Esperanza Aguirre cantando Volare. Volver a hacer y ser testigo de las dotes como bailarina… también de Esperanza Aguirre, dándolo todo. Cambiar de canal y volver a reconocer a la alcaldable de Madrid paseando en bici por la capital junto a Mariano Rajoy y Cristina Cifuentes, como si realmente les importase algo. Entonces, a uno ya le entran ganas de arrojar. Y así con todos, nadie se salva: PPPSOE, Podemos, Ciudadanos… Es la televisión en tiempo de elecciones, un total aburrimiento, es llevar la deseada foto del político hasta límites insospechados y que alteran ya el orden natural de las cosas. El pasado domingo, en El Objetivo de Ana Pastor, en La Sexta, tuvo lugar «el último gran debate» antes del 24-M, tal y como lo calificó la genial periodista. Allí, todos los españoles tuvieron que escuchar de palabras de nuestro presidente, José Ramón Bauzá, que la manifestación de los docentes del 29-S de 2013 fue protagonizada tan solo por «una porción» de los mismos. ¡Y se queda tan pancho! Lo peor de todo es que alguno de los televidentes se lo habrá creído. Es la tele, donde todo es verdad y mentira, y, en época de elecciones, es determinante. Muy triste.