Entrada etiquetada ‘Aquí Paz y después Gloria’

El enésimo gatillazo

31

05 2015

Urko Urbieta. Anclados, la nueva comedia de Telecinco, es un gatillazo en toda regla; un barco que hace aguas desde el minuto 1, y que no debería tardar en hundirse, aunque en su estrenó, el pasado lunes, logró un 21.7 % de share y 4 millones de espectadores. El deplorable resultado es una mezcla entre cutrerío en el apartado técnico –la fotografía, la realización plana y torpe y los decorados de cartón-piedra–, unido al humor de brocha gorda, cuando no insultante (los chascarrillos a costa de la comunidad gitana son denunciables) y a los personajes ridículos, planos y miserables, con los que es imposible congeniar, y que no puede salvar ningún actor: la andaluza salerosa y simple, la pija borde, el tonto hijo de papá, el facha sin cerebro, la mala con parche, el putero… la lista sigue y es igual de espantosa. Incluso Rossy de Palma, como Palmira, la chacha con mala baba, está horrible. Quiero suponer que la mallorquina aceptó el papel por el cheque. Otro motivo es impensable. Lo peor de todo es que Telecinco la ha vendido como la serie de los creadores de Aida y 7 vidas, cuando la mayor parte de los responsables –y algunos actores– se lanzaron al agua después del primer piloto que se grabó, y la cadena descartó, ante el naufragio que se avecinaba.
Anclados hace magistral a La que se avecina, notable a Chiringuito de Pepe y premiable a la ‘desaparecida’ Aquí paz y después gloria. No les digo más.

Humor caducado

29

03 2015

Urko Urbieta. Después de visionar el primer episodio de Aquí Paz y después Gloria, puedo entender que la nueva serie protagonizada por Antonio Resines haya funcionado bien en su estreno –3.681.000 espectadores y un 20,7 % de share–. Es una comedia muy simple, con personajes arquetipos y facilones, y tan noventera, que en esa década hubiera pulverizado audiencias. Una suma de Ay señor, señor, Vaya par de gemelas y Los Serrano. Lo único que me molesta es que no es un desastre como auguraba la difícil gestación del proyecto –dos pilotos grabados, cambio de reparto y guiones– y la decisión de Telecinco de estrenarla sin pase previo para la prensa; por si no lo saben, siempre es un mal augurio. Aquí Paz y después Gloria es malilla, pero resultona. Recordemos el anticuado arranque de la serie: Paco (Antonio Resines), un empresario estafador, escapa de un grupo de narcos usurpando el puesto de su hermano gemelo, Ángel (de nuevo Resines), un cura de barrio que está en coma. ¿Novedoso, eh? Lo más llamativo de la serie es que tenga, en los tiempos que corren, a dos curas y un obispo como protagonistas, secundados por los típicos personajes de barrio: la peluquera, la choni, el camarero, la usurera, el drogadicto… Como la vida misma. El reparto intenta hacer reír y Antonio Resines… Pues eso, cierra los ojos y se interpreta a sí mismo para cobrar el cheque. Yo no seguiré con ella, pero puedo entender que la gente quiera más.