Entrada etiquetada ‘Blindspot’

Adiós a los saldos estivales

04

09 2016

Urko Urbieta. Creo que ya podemos decir que ha terminado la temporada estival televisiva. ¡Ya era hora! Un servidor ya no podía aguantar por más tiempo tanto espacio ‘encefalograma plano’. Así, decimos adiós a las series americanas de saldo, a los programas enlatados, a las repeticiones continuas y, por supuesto, a los experimentos raros que habrá tenido una audiencia decente, pero son capaces de hundir carreras. Sí, María Teresa Campos, me refiero a ti, a la nada de tu docushow, a tu Terelu, a tu Bigote Arrocet y a tu insulso día a día. No molas nada. ¿Hay alguna serie o programa que se haya emitido este verano que sea mínimamente destacable? Me gustaría decir que sí, pero mentiría. Si me tengo que quedar con algo es ‘la vidilla’ que me han dado los Juegos Olímpicos de Río. Guste o no la retransmisión de la Pública, he vibrado con muchos deportes que ni en sueños seguiría durante el resto del año. En el apartado de series estrenadas todas han destacado por la nimiedad que vendían: Lucifer, Blindspot, la efímera Backstrom, Supergirl… para pasar el rato y poco más. De verdad, ¡qué ganas tenía de que llegara septiembre!

‘Blindspot’, la fórmula de siempre

24

07 2016

Urko Urbieta. Una joven amnésica aparece dentro de una bolsa de deporte en mitad del populoso Times Square de New York, desnuda y cubierta de una serie de tatuajes crípticos que incluyen el nombre en la espalda de un veterano agente del FBI que, por supuesto, se hará cargo del caso. Este es el potente inicio de Blindspot, serie que Antena 3 estrenó el lunes en prime time, y que para mí es un ’no, gracias’. Ahora les cuento el porqué, que no dejan de decirme que me estoy ganando fama de hater a marchas forzadas. A pesar de la atractiva premisa, Blindspot ya en su piloto no se sostiene por ningún lado. Nunca me canso de repetirlo: una buena premisa sirve para muy poco si no hay tramas atractivas y personajes con chicha detrás. Por muy interesante que resulte conocer el pasado de esta joven –todo hay que decirlo, con una muy creíble Jamie Alexander como protagonista–, el interés por la serie se apaga tan rápido como una cerilla. Blindspot es un batiburrillo de ideas interesantes mal realizadas, siguiendo la fórmula del manual televisivo más barato: el cuerpo de la protagonista se va a convertir en la pieza clave para desenredar el caso de la semana. Menuda pereza. Además, el coprotagonista masculino, que interpreta el cachas Sullivan Stapletone, tiene cero carisma. No, a mí no me engañan más.