Entrada etiquetada ‘Canal Cocina’

Sobredosis de azúcar

20

03 2017

Gemma Marchena. Las maratones de Canal Cocina son engordantes sólo con su visionado. Especialmente cuando enlazas con programas de postres, uno detrás de otro. Así, sin compasión. Si me hicieran un análisis de sangre, seguro que me ha subido la glucosa hasta el infinito y más allá. Alma Obregón es el mejor ejemplo. Toda ella desprende azúcar cuando habla, tan alegre y delicada, mientras por sus manos van pasando cupcakes (es decir, la magdalena de toda la vida pero en tamaño mini) teñidos de mil colores y embadurnados con una plasta de mantequilla y azúcar, bolitas de caramelos o chocolate rallado. Lo sé. También me ha dado un coma diabético. Pero es que luego ataca Anne Olson, una repostera canadiense cuyo lema debe ser algo así como ‘azúcar o muerte’. Un ejemplo. Olson hace un bizcocho. Hasta aquí todo bien. Pero, una vez horneado, lo adorna con melaza… y miel. Le mete un poco de helado, no sea que quede sosón. Lo empapuza de chocolate derretido. Y luego, ya si eso, merengue por encima. A continuación vienen mis señoras preferidas, con Los fogones tradicionales, que hacen las cosas de toda la vida: buñuelos, pestiños, magdalenas de las de verdad… Y entonces me reconcilio con el mundo.

Etiquetas: , ,

Paella con chorizo

08

03 2014

Gemma Marchena. La ONU debería tomar cartas en el asunto. Esta semana he podido ver como una cocinera neozelandesa perpetraba una paella en un programa de Canal Cocina. La buena mujer decía que estaba haciendo un plato típico español para sus amigos en una playa allá en las inmediaciones del fin del mundo. ¿Y qué es lo primero que hace la señora? ¿Se pueden creer que le metió chorizo? Pero a ver, ¿alguien puede explicarme que les ha dado a los chefs guiris con el chorizo? ¿Por qué se lo meten a todo? Es un chorizo español y merece un respeto. Rellenar unas codornices con chorizo no es cocina, por mucho que lo hagan en la final de MasterChef USA y Gordon Ramsey diga que está bueno. La cocinera neozelandesa no terminó ahí su agravio a nuestro plato más internacional y le metió directamente seis tomates naturales picados… ¡y agua! Así que conseguimos qe el tomate no se fría sino que cueza. Esto lo escribo con la vena del cuello hinchada e indignada, y eso que soy mallorquina. Como lo vea un valenciano, que esos sí que son puristas de la paella, cae al suelo desfibrilando. La señora terminó la paella echándole un chorro de jerez y sirviendo la paella rebosante de rape y almejas a sus amigos tirados en la arena. Los invitados decía que estaba muy buena, pero en un primer plano se veía el grano de arroz reventado de tanto cocer. Así que propongo que declaremos la guerra a Nueva Zelanda, donde quiera que esté.

Etiquetas: , ,

Cupcake vs. magdalena

05

01 2013

Gemma Marchena. El cupcake es un invento del demonio. En serio. Esta Navidad los he padecido en mis carnes. Otros años la familia traía dulces típicos del norte de España, turrones caseros, roscones tradicionales… Pero este año parece que a la gente en paro le ha dado por cocinar dulces en su casa y recurren a la repostería americana que desde aquí reniego con toda mi alma. Y lo peor de todo son esos cupcakes, esas magdalenitas cursis y empapuzantes, recubiertas de una capa de diez centímetros de mantequilla y azúcar y colorante. Su único merito es que son bonitos. Canal Cocina no es ajeno a esta moda y Alma Obregón se encarga de mostrar como se hacen estos dulces taaan cuquis. Toda ella es como un cupcake: maquillada de rosa palo, con voz cursi, siempre sonriendo pero eso sí, insípida y sosa. Ver un programa especial de Alma Obregón es sufrir de inmediato un colapso diabético. Por lo menos Canal Cocina compensa su programación y con Los fogones tradicionales recupera el recetario de toda la vida, con las humildes magdalenas y los sencillos bizcochos de toda la vida. ¡Larga vida a la torrija!

Una tarta reina, por favor

13

10 2012

Gemma Marchena. Son dos conceptos irreconciliables que han revolucionado el mundo (pastelero, claro). O nos quedamos con la repostería de toda la vida o con esas tartas de fondant y colorante, un chute de azúcar en vena que tumba de un coma diabético a cualquiera. Y cada campo tiene su representante en televisión. En Canal Cocina está ‘De Chocolate’, donde el Messi de los reposteros, Josep Maria Ribé, te hace lo mismo unos bombones que una tarta de trufa con precisión de cirujano. En el otro extremo está Duff Goldman con su programa ‘El as de las tartas’, donde se ha especializado en esculpir dulces, lo mismo un avión que un perrito caliente, con fondant y colorante. ¿Estarán buenas? Me imagino que sí, claro, pero de sobras es conocida la saturación de azúcar de los americanos y sí, sus tartas son espectaculares. Sólo sé que me gusta cada vez más la comida viejuna, la de toda la vida, y que llevo tres años seguidos pidiendo una tarta reina de las de toda la vida (con su nata, con su yema tostada, con su trufa y sus flores clásicas) por mi cumpleaños. A ver si para el próximo cae.

Tomates con chorizo frito

25

08 2012

Gemma Marchena. Canal Cocina volvió a reponer el programa del chef británico Jamie Oliver de paseo culinario por Málaga. Se agradece ver como los extranjeros contemplan nuestra gastronomía y Oliver es de los más castizos. No dudó en meterse en bares de tapas llenos de parroquianos, recurrir a unos cazadores para una comidan en el campo o acudir a las fiestas de un pueblo para hacer una paella gigante (por cierto, que ha respetado bastante la receta original). Sin embargo, como española no he podido evitar poner el grito en el cielo cuando ha perpetrado ciertas recetas de inspiración hispana. Para empezar, la ensalada de tomate… ¡con chorizo frito! ¡Pero que haces, insensato! Con los 38 grados de estos días, lo que me pide el cuerpo es un trampó, no una fritanga. Al plato en cuestión le metió unas lonchas de jamón (’serrano ham’ para los británicos) con queso de cabra desmigado. Otro error. ¿Queso de cabra? Hombre, métele un manchego, ya que estás. Otra de las recetas fue un estofado de judías blancas de bote cocinadas en una paella. Sí, en el mismo cacharro donde hacemos la paella, algo que a los ingleses eso les debe parecer muy castizo. Lo mejor, sin duda, fue ver como Jamie Oliver, con esa pinta de ‘guiri’ escapado de Magaluf, acudía a un convento de clausura y se ponía tibio de sultanas y rosquillas. Desde luego, no se le puede negar que tiene buen gusto.

Cochinadas de Bourdain

30

01 2012

Gemma Marchena. Hace poco descubrimos en Pere Garau un curioso restaurante de comida auténtica china cuyos platos tienen muy poco que ver con esos cerdos de salsa agridulce cargada de glutamato y conservantes. Me gusta llevar allí a las amigas de paladar más conservador y pedir maldades asiáticas como lenguas de pato, pulmón de cerdo o piel de carne, que no sabemos lo que es pero suena muy arriesgado. Los arrrghh de las comensales son suficientes para pasarnos la noche entre risas. Y encima la comida está riquísima y el restaurante está lleno de chinos, así que damos fe de la autenticidad de su carta. Para los que nos gusta probar de todo, es sólo un aperitivo para emular a Anthony Bourdain, un chef excéntrico que tiene por costumbre pasearse por el mundo dispuesto a probar las mayores cochinadas (manjares, según se mire). El pulso no le tiembla ante unos huevos podridos, un feto de pato, gusanos del tamaño de un brazo o calamares vivos que se mueven en tu boca mientras se resisten a morir masticados. ¡Y encima los disfruta! Bourdain es un tipo curioso, que además ha escrito libros tan cachondos como Malos tragos, recopilatorio de las gastronomías más arriesgadas, o Confesiones de un chef, donde desvela que los cocineros tienen más vicio que una estrella de rock. Su próxima parada es en Canal Cocina, este miércoles.