Entrada etiquetada ‘Castle’

Adiós con el corazón

15

05 2016

Urko Urbieta. Es un hecho. Cuatro se queda sin una de sus series chicle, como Hawai 5.0 o Mentes criminales, de esas que estira y estira a base de doble repetición diaria y estreno de nuevos capítulos, cuando los hay, una vez a la semana, acompañado, cómo no, de otro repetido. Sí, estimados lectores, la noticia llegaba el viernes: Castle se despide para siempre con su octava temporada, debido al bajón de audiencia sufrido este año en USA y la negativa de la actriz Stana Katic, la detective Beckett en la serie, a seguir por una temporada más. Algo que los fans de la ficción debemos agradecer. Se había especulado que los productores intentaban continuar  sin Katic en el reparto. Es decir, una de las peores ideas posibles. Castle, que nunca ha pasado de ser una serie de casos discretita, con algún episodio por encima de la media, solo destacaba por la excelente química, así como el tira y afloja de sus dos protagonistas, que duró cinco largos años: un escritor de novelas de misterio metido a investigador  (Nathan Fillion) y una detective de policía con pasado traumático (Stana Katic). Como Cuatro va casi al día con Castle, nos quedan cuatro episodios para despedirnos de esta veterana serie. Si me tengo que quedar con algo, sería con esa ‘sitcom’ escondida que siempre quiso ser, y que tenía como protagonistas al escritor, su madre (deliciosa Susan Sullivan) y su hija. Ahora solo nos toca esperar un final a la altura.

El efecto ‘cuñado’

24

04 2016

Urko Urbieta. Un médico forense sumamente irritante y una mujer policía con carácter condenados a entenderse, acompañados por un grupo de secundarios insípidos, una ciudad fotogénica, en este caso Miami, y una serie de asesinatos por descifrar. Podría estar citando CSI: Miami, Castle o Bones… pero no, en esta columna hablo, lamentablemente, de Rosewood, el nuevo procedimental que Cuatro estrenó el lunes. Les pongo sobreaviso: es mala con avaricia. Es serie B intentando camuflarse como producto de Primera División. No me cabe en la cabeza que llegara a estrenarse en USA y, sobre todo, que le hayan concedido una segunda temporada. Rosewood pretende, sin éxito alguno, alejarse del calco de este tipo de series policiacas poniendo como protagonistas a una pareja de minorías de la sociedad americana: el médico patólogo es un hombre de color, con laboratorio propio y vestido como si siempre estuviera de fiesta, aunque esté abriendo un cadáver, trabajando codo con codo con una agente latina de armas tomar que intenta superar la muerte de su marido.
Si a una premisa tan manida y facilona le sumas un protagonista insoportable y ‘cuñao’, así como unos secundarios sin gracia (que incluye a las ayudantes del doctor: su hermana lesbiana y su novia) y unos diálogos espantosos, el resultado es este engendro del que les aconsejo huir como de la peste.

La pareja perfecta

12

02 2016

Margalida Ramis. Richard Castle y Kate Beckett son una de las parejas televisivas más atractivas por el ‘feeling’ que transmiten en la serie Castle. Cuatro emite cada martes un capítulo de estreno de la octava temporada. Él interpreta a un reconocido escritor de novelas policíacas que, en busca de inspiración acude a una comisaría neoyorkina para investigar junto a sus agentes. Allí se encuentra con la detective Kate Beckett, que ahora ya ha ascendido a capitán, y con la que surge una especial sintonía. A medida que pasa el tiempo, ambos conforman un buen equipo profesional. Se complementan y se entienden apenas sin palabras. Una sincronización difícil de conseguir, pero no imposible. Fuera de la televisión también ocurre, aunque en contadas ocasiones. Típico de las series norteamericanas, el buen ‘feeling’ de Castle y Beckett llega a sus corazones y su historia de amor acaba en boda. Aunque en estos momentos su relación personal está en ‘punto muerto’ por decisión de Kate, el telespectador intuye el final de la historia. Y es que, cuando conoces a la pareja perfecta, profesional y sentimentalmente, no la dejas escapar tan fácilmente.

Divertimento de verano

19

07 2015

Urko Urbieta. Merece la pena ver Forever, la nueva serie que Antena 3 estrenó el pasado miércoles? Pues si les gustan los procedimentales policiales con una pareja de polos opuestos condenados a entenderse y que resuelven casos semanales, claramente es su serie. Forever no se diferencia en nada de otras ficciones cortadas por el mismo patrón, como El Mentalista, Bones o Castle. Sólo tiene un pequeño cambio, el toque sobrenatural, ya que el protagonista, el médico forense Henry Morgan (que interpreta un muy entregado Ioan Gruffudd) guarda un secreto: es inmortal. Bueno, en realidad no. Muere como todo hijo de vecino, para renacer acto seguido en el río Hudson, completamente desnudo. Un chiste, por cierto, que deja de hacer gracia la segunda vez que ocurre. Y se repite unas cuantas. De esto va el primer episodio que pudimos ver esta semana: Morgan ‘muere’ en un accidente de metro –una escena muy bien rodada, por cierto– y se dedica a investigar este atentado con la ayuda de una policía (Alana de la Garza) que atraviesa un mal momento en su vida tras la muerte de su marido, dedicándose a beber y a acostarse con desconocidos. No, queridos lectores, el guión no es nada ingenioso ni original. Como divertimento de verano, Forever no está mal. Si lo que buscan es otro tipo de serie, pasen de largo.

Dramas criminales

21

01 2015

Alfons Martí. Castle es una serie líder en su género. Ganadora del premio al mejor Drama criminal de TV, está protagonizada por una extraña pareja de actores canadienses y cuenta con un nutrido equipo de guionistas. El esquema recuerda a Arthur Conan Doyle al presentarnos un equipo de investigadores envueltos en especulaciones en búsqueda de un criminal. Es como una pugna por ver quién resuelve el crimen antes y la rivalidad entre los dos protagonistas es notoria. La protagonista es casi infalible como un cerebro de concursante que lo acierta todo, pero tal perfección al escrutar los recovecos de una mente criminal deja traslucir, a veces, una falta de elemental sentido común. Es el caso de una diva sospechosa del asesinato de un presentador de concurso de perros que no dio el premio al perrito de tan narcisista personaje. Aunque resulta claro que el asesino es el ayudante, se nos pinta a la estrella como una pobre víctima del éxito que se siente sola, ignorando la probada sordidez y falta de empatía del narcisismo. En ocasiones, pues, y al abordar tramas diversas, la serie cae en esquemas convencionales sin perder su interés como drama criminal.